viernes, 28 de marzo de 2014

Corredores. ¿Cómo actuar frente al peligro?

Esta entrada quizás sea algo más formal, seria y de cierto carácter preventivista. Su utilidad a la hora de aplicarla, puede facilitar al corredor sufrir menos daño, salvar y proteger su vida, o saber cómo actuar para proteger la de los demás. Por tanto, presta atención :

¿POR QUÉ LOS CORREDORES ESTAMOS EN PELIGRO?

El 15 de Abril de 2013, se celebró la prestigiosa maratón de Boston con un final muy trágico. Durante el evento, se cometió un atentado terrorista a través de la colocación de dos bombas explosivas que acabaron con la vida de 3 personas y con casi 300 heridos. Este suceso marcó un feo arañazo en la historia del maratón.

Imagen obtenida de: wikipedia
Todos los corredores del mundo se volcaron en el evento, mandando mensajes de ánimo a diestro y siniestro. Todos nos sentimos compungidos ante la situación y deseamos estar allí para ayudar a nuestros compañeros. Todos, movidos por ese sentimiento de solidaridad, por esos valores que fomenta el running... sufrimos ese día.

Un año más tarde, se volverá a celebrar la maratón de Boston con mayores medidas de seguridad. Maratones sin embargo, se celebran por todo el mundo.

Los 42kms de Filípides no sólo pertenecen a los corredores, sino también una gran masa poblacional alrededor de la carrera. Por tanto, es un blanco fácil si se busca hacer daño.

¿CÓMO ACTUAR FRENTE A UNA EXPLOSIÓN?

Las explosiones representan un tipo de lesiones, producidas por el aumento de presión que se genera cuando estallan. Estas lesiones actúan sobre los órganos con contenido gaseosos, aumentando su presión en ellos, y creando roturas en su interior (pulmones, estómago, intestino, corazón, etc).

Generan desgarros vasculares, pulverizan las zonas del organismo que tengan líquido o gas y pueden generar aplastamientos por derrumbamientos, o bien traumas penetrantes a través de objetos que puedan impactar contra nosotros (cristales, trozos de piedra, etc.).

En lugares abiertos, la onda es única. En lugares cerrados, la onda explosiva rebota contra las paredes y genera más ondas con mayor grado de lesión. Lo más importante es alejarnos cuanto antes del lugar del siniestro.

EN CASO DE EXPLOSIÓN DEBEMOS:

1. Tirarnos al suelo boca abajo, intentando hacernos una "pelota" y ocupar el menor espacio posible. A ser posible, situarnos en una zona que no sea peligrosa y que nos cubra lo máximo posible sin riesgo de desprendimientos.

2. Protegernos los oídos con las manos, y la cabeza con los brazos.

Imagen obtenida de: www.lavanguardia.com
3. Evitar que la onda penetre por nuestra cavidad oral cuando nos alcance, introduciendo algún objeto en la misma que pueda absorber el impacto.

4. Una vez pasadas las explosiones, nos auto realizaremos una evaluación de daños. Debemos quedarnos sentados y tratar de explorar nuestro cuerpo para ver si existe alguna molestia o lesión.

5. Si estamos bien, debemos intentar abandonar lo antes posible la zona del suceso. Buscaremos a los servicios de emergencia para que nos evalúen adecuadamente de forma externa e interna.

6. Si hemos sufrido algún tipo de daño de gravedad, o no podemos movernos, intentaremos pedir ayuda de la forma que sea. Lo importante es que nos vean y se acerquen a nosotros.

Imagen de: www.saludpasion.com

AYUDAR AL AFECTADO POR EXPLOSIÓN. CONDUCTA P.A.S:

1. Proteger la zona de alrededor del sujeto, viendo que esta no entraña algún tipo de peligro ni para el afectado ni para ti mismo.

2. Alertar a los servicios de emergencia y tratar de mantener la calma. Informar adecuadamente sobre tu posición y sobre el estado general del afectado.

3. Proporcionar primeros auxilios básicos.
  • En caso de hemorragia, taponar la herida haciendo presión sobre la misma y evitando la pérdida de sangre.
  • En caso de parada cardiorrespitaria, realizar la maniobra de reanimación cardiopulmonar.
  • En caso de metralla u objetos impactados en el cuerpo del afectado, no retirarlos a menos que sea estrictamente necesario.
  • No movilizar al sujeto, sobre todo si está inconsciente.
  • En el caso de que pueda moverse y esté consciente, deberemos llevarle lo antes posible a un puesto de emergencias.

Existen multitud de actuaciones posibles, sin embargo lo más importante que debes meterte en la cocorota es: "Si no sabes hacer algo, no lo hagas y pide ayuda" Este tipo de consejos son muy básicos y esenciales. Si quieres saber más, AQUÍ os dejo un documento. Si tenéis alguna duda, sugerencia o información que pueda ser útil a los corredores: dejad un comentario. Hagamos de este mundo, un mundo más seguro. Un saludo.

Entrada escrita por Emilio José Delgado Soto
Socorrista Acuático de Cruz Roja desde 2009
Estudiante de Medicina en la US.

2 comentarios:

  1. Nunca había caído en este tipo de cosas. Como consejero sobre salud y deporte creo que puedes llegar a convertir a tu web en una referencia.
    Sigo insistiendo en que me gusta "muy mucho" como te está quedando el blog.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Ricardo,
    La verdad es que el planteamiento inicial de la marca MedRunning es lo que comentas, el running desde una vertiente médica o desde la salud. Además, siempre que puedo intento dar pequeños consejitos en salud, que nos ayuden a mantenernos haciendo deporte por muchos años.

    Muchas gracias por estar ahí, por animarme y por leerme.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar