lunes, 17 de marzo de 2014

¿Te gusta correr solo o acompañado?

En pleno auge social del running, cada vez encontramos más y más corredores que inundan las calles de nuestro pueblo, de nuestra ciudad, de nuestros parques, etc. Muchos de ellos son seres solitarios, que vagan en su mundo de sueños, en su mundo de marcas personales. 

Corredores solitarios y corredoras, que se plantan sus auriculares y se evaden del mundo exterior con una facilidad pasmosa. Esos corredores abstraídos, que van mirando sus relojes cómo si les fuera a morder. Esos corredores que disfrutan del silencio, del sonido de su propia respiración coordinada o de la sensación de sus pies aterrizando contra el suelo. 

Corredores, a los que parece que no les importa nada ni nadie...son felices así, porque están corriendo. Son, los que prefieren correr solitos y a su aire.


Por otro lado, están los grupitos de runners. Suelen quedar a una hora determinada en un punto específico. Bromean, comentan, se quejan, ríen, antes de comenzar a trotar en compañía. 

Se les suele ver desde lejos, como una manada unida, cuyos miembros se apoyan mutuamente. A veces, y sólo a veces (sobre todo al final de la sesión), el más fuerte tira de los más normalitos y el más débil, suele quedar rezagado al amparo de sus compañeros que le animan desde lejos.

En general, suelen ser un grupo bastante variopinto pero con gente con la misma edad, o con inquietudes similares, o con algo en común. En el caso contrario, los une algo increíblemente fuerte: su pasión y ganas de compartir el running.


A lo largo de los años, puedes ir probando varias cosas. En los entrenamientos del día a día, personalmente elijo ir solito. Es mucho más relajante poder disfrutar de un pequeño momento de paz, donde sea yo mismo quien marca mis límites, mis pensamientos y mi forma de correr.

No depender de nadie, ni tener ningún tipo de responsabilidad social. Sólos yo, mis zapatillas y el tiempo. Sin embargo, para entrenamientos muy largos y para las carreras populares de larga distancia, sí que valoro muchísimo el formar parte de un grupo. 

La cabeza tiene sus limitaciones, y a partir de la hora se te va agotando el discurrir personal de tus pensamientos. Del mismo modo, lo de quedarte en blanco tampoco es una opción viable durante mucho tiempo. ¿Qué haces entonces?

En ese sentido, formar parte de un grupo donde la gente hablar, se van animando, bromean, aumentan o disminuyen el ritmo para ayudarte, etc. Todo ello te facilita muchísimo la hercúlea labor de correr. De hecho, algunas de mis mejores marcas o momentos, los he podido realizar corriendo "en equipo".

En conclusión, ¿correr en solitario? ¿correr con más gente? Cada cuál tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Ambas son buenas formas de hacer deporte, una buena forma de entrenar y una buena forma de desarrollarte como corredor y como persona.

¿Y tú? ¿Corres sólo o acompañado? No olvides dejar tu comentario. Un saludo.

2 comentarios:

  1. Siempre voy solo,ya que madrugo los dias que salgo.Pero a veces me apeteceria salir con alguien,es lo que tiene madrugar.Saludos

    ResponderEliminar
  2. A mí personalmente, salvo contadas excepciones, me gusta más correr solo. Me deja más libertad de horarios, ritmos y también puedo estar más metido en mis pensamientos. Me gusta correr para desestresarme y dificilmente puedo lograr eso en grupo.
    ¡Un abrazo y buena reflexión!

    ResponderEliminar