miércoles, 2 de abril de 2014

Patologías básicas del corredor: tendinitis

En esta entrada, vamos a aprender:

- Concepto básico de tendinitis.
- Causas que las producen.
- Sintomatología.
- Actuación en caso de tendinitis.

¿QUÉ ES LA TENDINITIS?

Como bien denota el surfijo "-itis" este tipo de patología, está referida a la inflamación de un tendón. Los tendones podrían considerarse como los "cables" metálicos que ayudan al sostén de un puente. Son los elementos esenciales que permiten, junto a la musculatura, la movilidad corporal. Un tendón inflamado, es un tendón normalmente dolorido y, probablemente, será un tendón que impida realizar un movimiento adecuadamente.

Imagen obtenida de: www.fitnesshealthrx.com

¿QUÉ CAUSA LA TENDINITIS?

Pueden producirse a causa de realizar un esfuerzo único y violento, aunque la mayoría de ellas se generan a consecuencia de continuos esfuerzos de menor "calibre" durante un tiempo determinado con agotamiento, irritación e inflamación del tendón.

En el primer caso, tendríamos de ejemplo al deportista que empieza una carrera a todo trapo, sin haber calentado previamente y realiza una zancada incorrecta, brusca y poco funcional.

En el segundo caso, tendríamos al deportista que entrena, entrena y entrena, hasta que llega un punto en el que se sobreentrena. Además, no estira adecuadamente, no respeta los tiempos de descanso, no permite que el cuerpo se repare de las microlesiones. Y ¡zas! se convirtió en chocapip tendinitis. Entre las principales causas de tendinitis:
  • Microtraumatismos de repetición (sobrecarga o sobreentrenamiento).
  • Repetición de movimientos erróneos.
  • Material inadecuado.
  • Irritación local del tendón por frotamiento con alguna prenda irritante.
  • Práctica deportiva en terrenos inadecuados.
  • Alteraciones estáticas del cuerpo o dismetrías (que la musculatura del lado derecho del cuerpo, esté más desarrollada que la del izquierdo por ejemplo).
  • Fatiga generalizada del organismo.
  • Falta de recuperación y descanso adecuado.
  • Musculatura mal dirigida y/o adaptada.
  • Afectación médica de tipo infeccioso, nervioso, traumatismo, etc.
  • Deshidratación.

¿CÓMO SE MANIFIESTA?

Se describe como un dolor punzante, cómo si te pinchasen con un dedo en la zona dolorida. Aumenta en intensidad cuando empiezas a hacer deporte. Cuando te vas "calentando"el dolor puede remitir un poco o desaparecer, para volver con más fuerza al tiempo de haber parado.

Es un dolor, que aparece además, al realizar determinados movimientos relacionados con la funcionalidad del tendón. Por ejemplo, en la fascitis plantar o inflamación de la fascia plantar, duele cuando apoyamos el pie, pero duele menos cuando hacemos el impulso.

Imagen obtenida de: www.corredores-populares.com

¿CÓMO PUEDO EVITAR O TRATARLA?

Lo más importante es la PREVENCIÓN. No realizar aquellas acciones que, a corto o a largo plazo nos lleven o tengan probabilidades de darnos una tendinitis. Sería básicamente, realizar todo lo contrario a las "principales causas que generan tendinitis", que se han citado un poco más arriba. Para corredores, será muy importante:

-Realizar adecuadamente los descansos entre entrenamiento y entrenamiento.
-Realizar un buen y completo programa de estiramientos tras cada sesión de ejercicio.
-Generar adaptaciones e ir evolucionando poco a poco.
-Correr en terrenos blandos (sendero, caminos de tierra, pistas de atletismo tipo "tartán") y evitar de vez en cuando el asfalto o los terrenos tipo "carril bici".
-Nutrirnos e hidratarnos adecuadamente. Los tendones tienen gran parte de componente acuoso, sin agua, los deshidratas y se ponen más rígidos/fáciles de romper.

Respecto a la curación o recuperación lo mejor es dejarlo descansar, estirar el tendón afectado con mucho cuidado y volver al ejercicio poco a poco, de menos a más.

En el caso de que la lesión sea grave, tendrás que plantearte ir a un especialista (fisioterapeuta, podólogo o al médico) para que le eche un vistazo. Probablemente, deberás suprimir la actividad que daña al tendón un tiempo. Recuerda, si sigues forzándolo, puede ser peor.

A nivel personal puedes aplicar hielo en la zona dolorida, darte un pequeño masaje muy suavemente y tomar un analgésico o un anti inflamatorio (ibuprofeno). Si la cosa es grave, ya tendrían que valorar realizar: electroterapia, infiltraciones, radioterapia, inmovilización con escayola, fisioterapia, cirugía, etc.
Imagen obtenida de: www.deporte.uncomo.com

Tras esta pequeña explicación: ¿tenéis alguna duda? Si es así, no dudéis en usar los comentarios y trataré de ayudaros en lo que pueda. Además, si queréis poneros en contacto conmigo, siempre podéis usar el formulario MedRunning o escribir un correo a: medrunning@gmail.com

3 comentarios:

  1. Buen articulo Emilio,yo llevo unos dias muy fastidiado con la fascitis plantar,el caso que cuando salgo a entrenar no me molesta para nada,pero el resto del dia estoy que veo las estrellas.saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque es del blog en el que comencé, te recomiendo que leas esta entrada: http://medrunning.wordpress.com/2012/10/06/apo-plantar-talalgia-y-fascicitis-plantar/

      Cuando comencé el entrenamiento para la XXX maratón de Sevilla, tuve principio de fascitis plantar. Con un par de semanas de rehabilitación, de incluir estiramientos nuevos en mi rutina, y de modificar pequeñas cositas a la hora de correr, he conseguido evitarla, reforzar mi fascia y evitar que me aparezca.

      Muchas gracias por el comentario, no sabes cuanto ayuda a seguir adelante. Un saludo.

      Eliminar
  2. Yo por ejemplo con lo que sí que estuve durante un buen tiempo fastidiado fue con la Fascia Lata... Por lo visto es algo muy común y sobre lo que poca gente escribe, así que si algún día te quedas sin temas, puede ser algo interesante sobre lo que narrar cosillas :P
    Los isquios son otro tema que da mucho jugo porque hay mucha gente a la que les molesta.
    Al final te vas a acabar montando aquí todo un consultorio :P
    ¡Muy buen artículo!

    ResponderEliminar