sábado, 24 de mayo de 2014

Correr te chupa la sangre. Anemia del Corredor

Bajo este peculiar título, vengo a hablaros de una de las consecuencias más significativas que puede sufrir un corredor en el desempeño de su actividad: La Anemia.


¿QUÉ ES LA ANEMIA?

La sangre es la encargada de oxigenar nuestro organismo, de transportar los nutrientes y de retirar los productos de desecho que se elaboran con el metabolismo entre algunas de sus funciones.  Parte de estas funciones, la realiza gracias a la hemoglobina, una proteína capaz de fijar gases como el oxígeno y el dióxido de carbono, llevándolos de un lado para otro.

La anemia se producirá ante un déficit específico de sangre, de su componente de hemoglobina o de alguno de sus cofactores o elementos que forman parte de dicha proteína. Elementos entre los que destaca el hierro. Cuando éste falta, se puede producir la conocida anemia ferropénica.  Si hay anemia, el oxígeno no se transporta adecuadamente y por tanto, los músculos ven reducida su capacidad de esfuerzo.

En los deportistas de fondo, triatletas, ciclistas, nadadores, se produce la falsa anemia del deportista. Ésta consiste en el paso de líquido a la sangre, como mecanismo de defensa para que la sangre circule mejor por los vasos. Por eso los deportistas de fondo y ultrafondo, presentan hematocritos más bajos que la población general (viscosidad en la sangre).

Los valores normales en la analítica son de unos 14-18dr/dl de Hemoglobina en Hombres y de 12-16gr/dl en mujeres. Si lo aplicamos a los fondistas será de unos 13-18gr/dl en Hombres y de 11-16gr/dl en mujeres.


¿CÓMO SE PRODUCE LA ANEMIA?

La etiología de la misma o sus causas, son muy variopintas. Sin embargo, y en relación con deportes como el maratón o deportes que requieren un esfuerzo significativo, tenemos:

1. Anemia por falta o dificultad de absorción del hierro en la dieta: por aceleración del tránsito intestinal en deportistas o por algún tipo de patología digestiva (síndrome de malabsorción). La absorción de hierro aumenta cuando la acompañamos de un aporte de vitamina C (cítricos).

2. Anemia por aporte insuficiente de hierro en la dieta: especialmente se suele producir en atletas o en personas vegetarianas, éstos últimos no ingieren una de las principales fuentes de hierro humanas: la carne. 

Alimentos como: el hígado, la yema de huevo, el jamón, pescado, leche, lácteos, lentejas, espinacas, frutos secos, aceitunas, etc. son ricos en hierro.


3. Aumento de las pérdidas por el aparato digestivo: en pruebas de larga duración, los atletas pueden sufrir microhemorragias digestivas al tener que desviar gran parte del flujo a los músculos, dejando al intestino parcialmente isquémico y generando lesiones por falta de oxígeno y pérdidas sanguíneas.

4. Rotura de hematíes: en la maratón, los impactos prolongados y repetidos en la planta de los pies rompen muchísimos hematíes, lo que conlleva la anemia post-maratón. Si a eso le sumamos, el aumento de la frecuencia cardíaca y de la velocidad de circulación sanguínea...se rompen aún más hematíes.

5. Aumento de las pérdidas de hierro a través del sudor, por falta de vitaminas como la B12 o el ácido fólico, anemia crónica (por cáncer, diabetes, autoinmunes..), etc.

¿CÓMO SE MANIFIESTA LA ANEMIA?

Todos los signos y síntomas tienen la misma "pinta": fatiga, cansancio, apatía, disminución del rendimiento, debilidad muscular generalizada, mal humor, tristeza, intolerancia al esfuerzo, dolor de cabeza, trastornos del sueño, intolerancia al frío, taquicardia, palpitaciones, palidez de piel y mucosas, dificultad para respirar, etc.

En general, se producen signos y síntomas relacionados con una falta de algo imprescindible en tu cuerpo, y que se encarga de oxigenarlo. El que la sufre, siente cómo si le arrebatasen la energía estando cansado gran parte del día y sin ganas de nada.

Imagen obtenida de: www.jam-sports.com

¿CÓMO PREVENIRLA?

Principalmente realizando una alimentación sana, variada y equilibrada. Deberá contener las cantidades diarias recomendadas de todos los elementos necesarios, incluido el hierro. 

En el caso de que la persona requiera un aporte extra de hierro y esté diagnosticado como tal, existirán preparados farmacéuticos con complementos de ferritina para aumentar la absorción de hierro en la dieta.

También es recomendable ingerir una buena cantidad de vitamina C y mantener estables los niveles de vitamina B12 y de ácido fólico. Las frutas ricas en fructosa ayudan a estabilizar el hierro y lo hace más absorbible. La vitamina E, contenida en los aceites vegetales también ayuda a mejorar la anemia.

La ingesta de bebidas como el café o el té disminuyen la absorción de hierro. Hay fármacos que también contribuyen a aumentar las pérdidas.

Por último y aunque parezca evidente, las mujeres son más propensas a sufrir anemia. Sobre todo teniendo el handicap de sufrir las menstruaciones mensualmente, donde pierden cantidades significativas de hematíes, que deben recuperar en la dieta o con complementos farmacológicos.

Imagen obtenida de: terapiasysalud.com.ar

En deportistas de fondo, triatletas, nadadores: habrá que fomentar realizar la práctica del ejercicio en superficies más blandas, usar un calzado adecuado y acolchado que disminuya los impactos, reducir la intensidad del entrenamiento, o empezar a tomar suplementos bajo supervisión médica.

Si sufres o sospechas que estás sufriendo de anemia, lo mejor es ir a tu médico de familia. Coméntale que practicas ejercicio intenso, la duración, la frecuencia, etc. A raíz de ello, su interpretación de la analítica sanguínea será más certera y, en el caso de que tengas anemia, podrá diagnosticarla con mayor facilidad.

¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Habías oído hablar o conocías la existencia de la anemia y de la anemia del corredor? ¿Alguna vez has sufrido los síntomas descritos? 

Correr te chupa la sangre:

No hay comentarios:

Publicar un comentario