martes, 17 de junio de 2014

Oído de Nadador. ¿Como lo sufre el corredor?

Nos toca enfrentarnos a una de las patología más frecuentes que sufren los triatletas, y a una de las patologías que más aumenta en la temporada de verano con la apertura de las piscinas al aire libre: la otitis externa u oído del nadador.

¿QUÉ ES LA OTITIS EXTERNA?

Se trata de una patología otorrinolaringológica (¿que rimbombante eh?) que cursa con inflamación (otitis), irritación o infección de la parte externa del oído, sobre todo en el conducto auditivo externo o CAE.  También se denomina como "oído del nadador", porque suele darse a menudo en este tipo de deportistas o en personas que practican a menudo la natación.


¿POR QUÉ SE PRODUCE?

Principalmente por causa infecciosa, siendo el principal responsable un bichito llamado Pseudomonas Aeruginosa, que suele encontrarse en aguas contaminadas y en aguas tratadas, pero con presencia de factores como el cloro.

También se produce por irritación del CAE, existiendo factores como: la humedad, el aumento de la temperatura ambiental con sudoración excesiva, ausencia de cerumen, contaminación, el cloro de las piscinas, etc. que aumentan la aparición de esta patología.

El cloro lo que hace es descamar el CAE, con lo que empeora su estado de cara a los otros factores y aumenta la capacidad de infectarse. De ahí que se recomiende encarecidamente, secarse bien las orejitas después de una buena sesión de natación y tener los oídos limpios de cerumen. Suelen sufrirla a menudo los niños (muy frecuente) sobre todo en verano con la apertura de las piscinas, los adolescentes y los adultos que suelen practicar natación.


¿CÓMO SE MANIFIESTA?

Principalmente por el dolor o molestia que genera (otalgia) y por aumento de esta molestia al tragar (signo del trago positivo). También notarás algo más de dolor cuando movilizas el pabellón, cuando masticas o cuando contraes la mandíbula mientras que estás corriendo.

También puede que sufras secreciones a través del oído (otorrea), que no escuches bien (hipoacusia), que te pique y que tengas sensación de que tienes el oído hinchado y lleno. Además, si alguien te observa el CAE con una pequeña linterna, es probable que vea cómo su interior está de color rojo y con una textura de "irritación" característica.


¿CÓMO LO EVITO?

Debes mantener una adecuada higiene en tus oídos y evitar la humedad en los mismos después de un buen baño. En las farmacias venden unas gotas con solución de alcohol, que pueden aplicarse posteriormente al nado, para eliminar la humedad.

También es recomendable usar una toalla y, con cuidado, secar correctamente el CAE después de que éste se moje. Si sientes que te molesta el oído, no empeores la situación y evita mojarlo en un par de días hasta que remitan las molestias.

Ni se te ocurra meter bastoncillos, dedos, ganchos o cualquier objeto dentro del oído. Es más delicado de lo que crees y puedes erosionar la zona y empeorar la situación.

Por último, y el truco más evidente: usa tapones para nadar. No suelen ser costosos y te pueden evitar un dolor innecesario o una complicación que te impida incluso salir a correr. El uso de gorro de baño también puede ser útil.

¿CÓMO LO TRATO?

Lo mejor es que vayas a tu médico de cabecera lo antes posible. Él sabrá diagnosticarlo desde el primer momento, y te pondrá tratamiento antibiótico y contra el dolor para evitarte molestias. La aplicación será en forma de gotas, algo que suele molestar a los niños, pero que son muy eficaces.

También es probable que sea necesario eliminar de forma periódica el pus o las costras que se formen en torno al conducto y antes de aplicar el medicamento.

Por último, será muy importante evitar entrar en la piscina y nadar durante un par de días hasta que no se haya curado adecuadamente el oído. Las complicaciones de una otitis externa, pueden ser graves y empeorar aún más la situación, pudiendo incluso perder audición.



¿CÓMO AFECTA AL DEPORTISTA?

Pese a llamarse vulgarmente como oído de nadador, no es una patología exclusiva de personas que practiquen deportes acuáticos. Cualquiera que sufra una irritación, inflamación e infección del CAE, puede tener esta otitis.

Sin embargo, lo más relevante son los síntomas que la acompañan, que suelen ser bastante molestos para los deportistas. En aquellos que requieran entrar en la piscina para hacer la actividad (natación, waterpolo, sincro, triatlón), les supone quedarse sin practicar el deporte durante un tiempo.

En corredores o en todas las modalidades deportivas en general, la otitis externa va a suponer un dolor y molestia invalidante. Sobre todo en el running, donde a menudo se contrae la mandíbula lo cuál estresa el oído y nos genera dolor, que se traduce en más contracción, más dolor...etc. Hará que una sesión de trote cochinero, se convierta en una tortura china.

Lo mejor que podemos hacer es prevenir la enfermedad al igual que nos protegemos del resto. Si estiramos para evitar lesiones osteomusculares, nos abrigamos para no coger un catarro, no bebemos alcohol para cuidar a nuestro hígado, etc. ¿por qué no cuidar también a nuestros oídos? Cada porción de nuestro organismo, es importante.

Espero que os haya gustado la entrada y que os sea de utilidad, sobre todo para el período estival. Disfrutad de las piscinas, de la natación y del ocio dentro del agua, pero siempre con cuidado y teniendo en cuenta lo descrito en el caso de que sufras "oído de nadador". Recuerda compartir la entrada, suscribirte a la web y dejar tu comentario en caso de dudas, opiniones, etc. Hasta pronto corredores.

Aprende a cuidarte:

3 comentarios:

  1. ¡Gracias Emilio por darnos siempre lecciones de este tipo! Espero de todas formas no contraer la infección y mantenerme sanote, que con la racha que llevo es lo que me falta cuando reeganche la piscina.
    ¡Un abrazo crack y muy buena entrada!

    ResponderEliminar
  2. Hola, muy buen articulo, solo quiero acalarar que Pseudomona Aeruginosa no es un "bichito", sino una bacteria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias "Anónimo", por la especificación. Lo de bichito sólo es un recurso linguístico. Queda bastante más "distentido" que bacteria, pero aún así coincido contigo en que Pseudomonas (perteneciente al genero Pseudomonaceae) es una bacteria (muy puñetera por cierto). Un saludo.

      Eliminar