lunes, 7 de julio de 2014

Puntos fuertes de un buen corredor. Preparación

Como os comente en el anterior post, la fortaleza mental nos hace diferentes, nos hace más fuertes y competitivos y nos permite superar los obstáculos que pueden surgir durante la carrera. Hoy os hablare sobre las míticas distancias de media maratón y maratón, en las cuales, la preparación psicológica es tan importante como la física.


Los que ya llevamos tiempo en esto del atletismo, recordamos la mítica carrera del mundial de Atenas de 1997. Una carrera espectacular, dos corredores, dos mitos, dos formas de afrontar un maratón, un duelo, una carrera, una victoria…un título: campeón del Mundo de Maratón.

El triunfo fue para Abel Antón, que aguantó todos los demoledores ataques de Martin Fiz, supo sobreponerse al esfuerzo titánico de la carrera, al calor, e imponer su mayor virtud, su gran fortaleza mental. Al año siguiente (1998) volvió a triunfar en el maratón de Londres, consiguiendo una victoria pura de fortaleza mental

PREPARACION PSICOLOGICA. 21,097km

Es básico tener un objetivo real y que seamos capaces de alcanzar. De nada sirve tener el objetivo de batir el record de España sino somos Javi Guerra, Ayad Landasen, Alexandra Aguilar o Estela Navascues. Nuestro objetivo personal puede ir desde acabar la carrera, hasta una propuesta de matrimonio al finalizar la misma, (os juro que ocurre). 

El objetivo volverá a nuestra mente constantemente, recordando por qué entrenamos y por qué competimos, por lo que será un gran refuerzo positivo. Muy importante es conocer el recorrido y los puntos de avituallamiento líquido, lo cual nos permitirá correr más relajados y acelerar el paso para evitar aglomeraciones, principalmente en los puestos de agua. 

Si la prueba se celebra en épocas de calor, los puestos de las esponjas son un punto a conocer para no perder tiempo. La hidratación es fundamental, incluso cuando haga frio.

Imagen obtenida de: www.empezaracorrer.com

Es aconsejable siempre, que el ritmo en la primera mitad sea más lento que en la segunda, tarea harto  difícil debido a la salida, los nervios, y la adrenalina, pero con autocontrol y el paso de los kilómetros debemos conseguirlo. En los entrenos debemos interiorizar el ritmo, asociarlo a nuestra respiración y a nuestro braceo. Al hacer las tiradas largas y las tiradas a ritmos de competición, nuestro cuerpo debe guardar ese registro que recordara el día de la carrera.

En cuanto a los suplementos alimenticios, todos los experimentos los llevaremos a cabo durante los entrenos, nunca en carrera. Si algo funciona no lo toquéis, y si algo falla se cambia. Lo que no funciona se rectifica y se prueba de nuevo.

La alimentación suplementaria hay que probarla y asociarla a vuestro estado físico y mental. Un mal día no lo arregla un gel, pero un gel sí que puede darnos un mal día. Es muy interesante conocer cómo recuperarnos y almacenar esa información en nuestra mente.
Dolores de piernas, brazos, espalda…los sentiremos seguro. Lo mejor es colocar nuestra mente en piloto automático, no pensar en ellos o simplemente recordar nuestro objetivo principal aquel que nos ha hecho llegar hasta ahí, y luchar.

Os recomendamos la Ensalada MedRunning
¿Pensabais que no hablaría del temido “muro”, del “tío del Mazo”?  Situado entre el 17 y el 20 aproximadamente. Normalmente no aparece en corredores maratonianos expertos puesto que esa distancia, la tienen perfectamente reconocida e interiorizada y han pasado por ella cientos de veces. Es más fácil superarlo si ya sabemos que está ahí.

Así que cuando lleguemos a ese punto y pensemos en ello, simplemente aumentemos el ritmo y dejemos fluir los kilómetros. Al llegar al veinte, tan solo nos quedara 1km aproximadamente y nuestros pensamientos positivos se adueñaran de nosotros y nos llevaran en volandas a la meta.

PREPARACION PSICOLOGICA. 42,197km

Os diría que es la más dura de todas, a la vez que la más fácil. La preparación psicológica de una maratón es tan importante como la física y durante los largos días de duros entrenamientos, nuestra mente la pondremos a prueba, cada día.

La maratón es una cosa seria, que se debe preparar física y mentalmente de forma adecuada. Es muy importante interiorizar el ritmo y asociarlo a un buen estado de ánimo para que en un momento dado de la carrera podamos recuperarnos, y continuar con nuestro objetivo.

Como en anteriores pruebas, conocer el recorrido es vital. Mejor en bicicleta, o en coche. Deberemos parar y realizar a pie, los tramos que creamos más difíciles.


Los kilómetros del 38 al 42 puedes realizarlos el día de antes, coger referencias visuales, grabarlas en nuestra mente, lo cual será importante para el día de la carrera. Ahí estará el famoso muro esperándonos. Al haber realizado ese trayecto el día anterior, sabremos la distancia que nos queda hasta la meta y, mentalmente, sólo nos quedará repetir el entreno del día anterior. Así de sencillo, ¿no crees?

En algunas carreras se ofrecen liebres que marcan un tiempo determinado. Es bueno cogerlas e ir en su grupo, ya que habrá corredores de nuestro nivel y la liebre nos servirá de estímulo visual, lo cual nos permitirá un menor desgaste físico y mental.

La hidratación y la alimentación suplementaria son importantes. Durante los entrenamientos, debemos haber probado y contrastado lo que vayamos a tomar.

Una maratón es exigente para nuestro cuerpo y nuestra mente, pero… ¿y si la viéramos dividida en dos fases? Una de 30 kilómetros aproximadamente (la distancia de las tiradas largas) y otra de 12,195 kilómetros aproximadamente (nuestras primeras tiradas? ¿Lo veríamos más fácil, no? Hagámoslo. ¿Y qué ocurre si no consigo mi objetivo? ¿Y si me retiro?

En la próxima entrega lo analizaremos, ¿qué os parece?

Prepárate para Correr:



Entrada escrita por: Francisco Javier Olmo Alonso
Atleta veterano disfrutando del deporte desde los 12 años.
Técnico Deportivo y Bloggero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario