miércoles, 22 de octubre de 2014

Querido Runner. El tamaño, SÍ que importa.

Existe una gran diversidad de opinión sobre el tamaño adecuado para correr. Por supuesto, cuando hablamos de tamaño, nos referimos a la altura del corredor o corredora en cuestión, no a su aparato genital. Sobre todo, nos referimos a la relación entre miembro superior y miembro inferior.

En muchas carreras, nos habrá tocado correr junto a corredores de estatura pequeña que dan muchas zancadas para recorrer una distancia determinada. También nos habrá tocado, el típico "grandullón" de dos metros que parece ir muy lento, pero que en un par de zancadas, suple el mismo recorrido que nosotros con diez.

Ambos tipos de estatura, pueden venir mejor o peor según la distancia que queramos cubrir. En esta entrada, comparamos lo que significa ser un corredor "grande", con otro "no tan grande".

CORREDORES Y CORREDORAS ALTOS

Las personas que tienen una estatura elevada, requieren un mayor gasto energético, ya que deben movilizar una mayor cantidad de músculos, huesos, articulaciones, etc. Suelen ser más pesados, pero no necesariamente más lento.

Tienen la capacidad, de poder ejercer una mayor potencia, en la mayoría de deportes que practiquen. Además, pese a tener que movilizar una mayor masa corporal, en deportes como el running, son capaces de cubrir una considerable distancia gracias a la mayor longitud de su zancada.

Un atleta que representa perfectamente a este tipo de corredores, sería Usain Bolt con su 1,95 metros. Su compatriota Yohan Blake, pese a medir 1,80 metros, también es una grandísimo velocista aunque algo más bajito. Por ello, anatómicamente Bolt tiene una ventaja sobre Blake, que se hace notar a menudo en las competiciones oficiales. 


En deportes como la natación, también existe una sutil ventaja anatómica respecto al resto de competidores más "pequeños". Es lógico, si tienes un cuerpo más grande, puedes emplear una mayor superficie para desplazarte, si sabes bien cómo evitar tu propia masa como resistencia. Es el caso de Michael Phelps con su 1,93 metros.

En el mundo de las chicas, podemos poner de ejemplo a Ruth Beitia. Una de las mejores saltadoras del atletismo español, que mide 1,91 metros (increíble). Una estatura, que favorece en gran medida el poder alcanzar las marcas que obtiene en atletismo.


CORREDORES Y CORREDORAS PEQUEÑOS

No necesariamente tienen que ser de una estatura por debajo de la media, sino simplemente estar rondándola. En este caso, los deportistas tienden a ser más ligeros y ven favorecido el poder estar durante más tiempo llevando a cabo el ejercicio.

Al tener "menos masa" corporal que movilizar, gastan menos energía, por lo que son anatómicamente más aptos para deportes como la maratón. Además, tienden a ser más flexibles y muchas veces, más ágiles, ya que su centro gravitacional, se encuentra más cerca del suelo.

En relación al salto, los bajitos necesitan desarrollar una mayor potencia muscular para llegar "más arriba" en deportes como el baloncesto. Por eso, la mayor parte de sus deportistas, están por encima del metro noventa. Hay excepciones, como Muggsy Boggues, que medía 1,60 metros.


Parte del secreto de los corredores africanos, es su estatura (además de su fenotipo físico fibroso y desgastado). Por ello, biológicamente los bajitos están mejor diseñados para practicar otro tipo de modalidades deportivas, o tienen una ventaja frente a los más altos.

Un ejemplo claro de las ventajas que aporta ser "pequeño", lo podemos ver en el futbolista Leo Messi. Gracias a su estatura (además de su talento natural), le es mucho más fácil regatear y realizar movimientos coordinados, al estar mucho más cerca del suelo.  Además, es mucho más ágil que gran parte de sus compañeros más altos. Si bien, su potencia muscular es bastante menor.


Otro deporte en el que podemos valorar la ventaja de ser pequeño, es en la gimnasia rítmica. ¿Cuantos atletas españoles, conocéis por encima del metro ochenta que practiquen gimnasia? ¿Algún chico? ¿Alguna chica?

Como siempre, habrá excepciones. Además, hay que tener en cuenta que en el rendimiento deportivo, no sólo interviene un único factor, sino una gran variedad de factores distintos. 

Sin embargo, es muy importante tener en cuenta, que no debemos mosquearnos cuando nos adelante un "hombretón" en una 10k. Quizás, a ese mismo hombretón (si eres de estatura media o chiquito), lo pasarás si te enfrentas a él en una media maratón. Anatómicamente, el chiquitito, tendría ventaja sobre el grandote. Y viceversa, sí nos adelanta un pequeñín.

Esperamos que te haya gustado la entrada, que la compartas con otros corredores y corredoras, sean grandes o pequeños. El tamaño, sí que importa, pero siempre hay formas de compensarlo con otros factores. Todo depende de nosotros. Un saludo corredor@s.

Seas grande o pequeño:

No hay comentarios:

Publicar un comentario