miércoles, 5 de noviembre de 2014

Running, el devorador de músculo

Muchas personas comienzan a practicar el running, con la sana intención de perder peso o de sentirse saludables. Teniendo en cuenta, la infinidad de beneficios que reporta correr, suelen conseguir estos objetivos "quemagrasas" en unos meses.

Sin embargo, también hay personas que desean ponerse "fuertes" realizando cualquier ejercicio. La realidad es que no todos los ejercicios van a darnos ganancia muscular. Algunos ejercicios como el running, pueden incluso suponer una pérdida muscular.

¿POR QUÉ EL RUNNING SE COME EL MÚSCULO?

Cuando corremos vamos agotando nuestras reservas de energía . Cuando éstas se agotan, empezamos a tirar de las reservas de grasa ¡y de músculo!. Es por tanto un ejercicio catabólico, donde se degradan moléculas para producir energía, incluido el músculo.

Por norma general, cuanto más tiempo emplees en correr, más probabilidades de consumir el músculo tendrás. En los gimnasios, a las personas que desean ganar musculatura, se les recomienda correr en la cinta o realizar ejercicios cardiovasculares entre 15-30 minutos. 

Cuando corres mucho tiempo, de poco servirá que a posteriori consumas proteínas. Dichas proteínas, terminarán yendo a tus músculos para suplir la pérdida generada durante el ejercicio. No se "construirá nuevo músculo". Vete despidiendo poco a poco de tus "musculitos".

¿Cuál de los dos es un "runner" y cuál un "musculitos?

¿CÓMO EVITAR LA PÉRDIDA DE MUSCULATURA?

Los ejercicios aeróbicos, no es que hagan desaparecer al músculo, sino que restan volumen y desarrollan otro tipo de fibras diferentes. 

Cuando corremos o realizamos ejercicios aeróbicos, desarrollamos un tipo de fibras destinadas especialmente para la resistencia. Cuando sólo buscamos desarrollar músculo, se potencia la aparición de fibras destinadas a la potencia y la fuerza.

Para evitar perder musculatura, o para intentar ganarla, sólo hay que cumplir tres reglas: 

1. Mantener un gasto calórico positivo, donde lo que gastemos haciendo deporte, lo equilibremos comiendo en los momentos adecuados. No tienes que estar todo el día comiendo. Sólo hay que suplir rápidamente, lo perdido durante el ejercicio. Nunca debemos llegar al punto, de recurrir a las proteínas musculares como fuente de energía.

Imagen de: www.menshealth.es . La rueda alimenticia

2. Evitar hacer ejercicio cardiovascular o correr, más de 30 minutos por sesión de entrenamiento. A partir de ese momento, el organismo empieza a recurrir a las grasas como fuente de energía, y dependiendo de tus reservas de hidratos, también usará proteínas para seguir corriendo.

3. Realizar ejercicios para potenciar la musculatura (más carga y menos repeticiones) así como nutrir el músculo, con un buen aporte diario de proteínas en la dieta. 

La mayor carga, aumenta el volumen muscular, rompe fibras y fomenta su regeneración y crecimiento. Las pocas repeticiones, evitan que el músculo agote sus reservas energéticas y recurra a las proteicas.

De hecho, las series, sentadillas, fondos, correr en cuestas, son parte de este tipo de ejercicios con "más carga, menos repeticiones", aplicados a correr. Durante las series por ejemplo, estimulamos la potencia muscular y aumentamos la musculatura del tren inferior.

Imagen de: www.mipielsana.com

LÓGICA APLASTANTE DEL RUNNING:

El músculo es un tejido pesado. Cuando corremos, lo que buscamos es desplazarnos de la forma más eficiente posible y con el menor gasto posible. El organismo es muy sabio, e irá desechando el "lastre" que le sobre del cuerpo, el músculo.

Sin embargo, perder volumen muscular no es malo. Complementar el running con trabajo de pesas, y con una adecuada nutrición, puede proporcionarnos un cuerpo esbelto, cuidado y en forma. 

Además, cuando "perdemos" masa muscular, realmente estamos perdiendo un poco de fuerza y potencia, pero ganamos en resistencia y en eficiencia.

Como conclusión. Si deseas ganar músculo, el running es un buen ejercicio complementario, pero no prioritario. Deberás practicarlo en su justa medida para aprovecharte de sus beneficios, pero deberás controlar lo que comes, el tiempo que empleas en correr, y los ejercicios de fuerzas que realices.

Espero que os haya gustado la entrada. Si tenéis alguna duda o queréis más información sobre el tema, déjanos un comentario a través de la entrada, por nuestro correo electrónico (medrunning@gmail.com) o a través de nuestro formulario de contacto . Recuerda compartir la entrada y suscribirte a nuestra web para ser el primero en disfrutar de nuestro contenido.

No te lo pierdas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario