martes, 9 de diciembre de 2014

Maratón de Málaga 2014. La Previa.

Teniendo en cuenta que la crónica sobre la maratón de Málaga, será algo más extensa que de costumbre, la voy a fragmentar en dos. Por un lado os contaré qué tal fue el día previo a la maratón y la mañana de la prueba. Por otro lado, la prueba en sí.

El sábado 6 de Diciembre, fue un día bastante peculiar. Teníamos que levantarnos temprano para salir desde Sevilla a Málaga a eso de las 9. Por una cosa u otra, terminamos saliendo a las 9:30. El motivo para esa hora: llegar a tiempo para recoger la acreditación de prensa habilitada de 11-12.


Nos pilló un banco de niebla monumental. Nos quedaban unos 200 kilómetros por delante y el tiempo no acompañaba. Además, en el coche ibamos cinco personas por lo que mis piernas, iban a estar recluidas un par de horas.

Tras varias paradas, echar gasolina, buscar el sitio y encontrarlo, llegamos a las 11:50 al Martín Carpena. Nos bajamos a toda mecha del coche, para ir corriendo al stand de información. Allí (gracias a Dios), nos dieron la acreditación de prensa y el peto.


Tocaba darle una vuelta a la Expo Maratón. El día previo, pudimos comprobar el tamaño y las calidades de la feria. Sin embargo, el sábado estaba mucho más repleta de corredores, con los stands mejor montados y con una mayor gama de productos desplegados.

Además, se encontraban en el recinto Abel Antón y Martín Fiz. Pude echarme una foto con ambos y verles pasear y charlas con el resto de corredores. Fue especialmente curioso, ver como Abel se cortaba el pelo en el stand de PH Peluqueros.


De nuevo, el stand de la Maratón de Sevilla era el único que se hallaba vacío. Quiero pensar que no pudieron mandar a nadie, o que ocurrió algún problema a última hora. Ese stand vale dinero, el cuál ha sido pagado en parte por los dorsales de los corredores y...malgastarlo así, no está bien.

Tras dar un par de vueltas por la feria y no ver nada nuevo, decidimos marcharnos a ver Málaga. La verdad es que la ciudad me ha encantado. Nunca antes había estado directamente en Málaga, y me han impresionado sus contrastes.


Estuvimos dando varias vueltas alrededor del centro (donde se desarrollaría gran parte del circuito de la maratón), disfrutando de los monumentos, las vistas al mar, y descubriendo la "famosa calle Larios" (preciosa, por cierto). A eso de las 19 el frío era horrible y tras ver la catedral, nos fuimos a descansar.

A las 6:30 de la mañana sonó el despetador. Tanto @roca_marta como mis padres, hicieron el tremendo esfuerzo de despertarse conmigo. Preparamos el desayuno y, mientras mis padres recogían las cosas del alojamiento, nos dirigimos a una "supuesta quedada de los instarunners".

Digo "supuesta" porque fue convocada en instagram y se invitó a un montón de gente, y allí no vino "ni el tato". Sólo pudimos encontrar a dos chicos de los instarunners que, tras ver el panorama y echarnos un par de fotos, hicieron lo mismo que nosotros: largarnos.


Eran las 8:10 y nos dirigimos al lugar de salida de la prueba. Los nervios y la emoción empezaron a extenderse por mi cuerpo. Sólo tenía ganas de bailar, de gritar y de seguir sonriendo de oreja a oreja. Las sensaciones previas a una maratón son una auténtica pasada. Es tal la ilusión, los nervios, las esperanzas, la locura...es la leche.

Marta se puso algo nerviosa. La zona estaba vallada y ella debía intentar acceder a la zona de prensa. De tal forma que llegamos hasta el cajón de las 4 horas, accedimos al mismo y ahí nos despedimos. Tras un beso y un "buena suerte cariño", ella se fue a cubrir el evento y yo, a disfrutar del evento.

No podía creerlo. Mi quinta maratón. En el destino en el que me hubiese gustado celebrar ese aniversario, y haciéndose realidad. Recuerdo que no sabía muy bien donde meterme. Empecé a colocarme bien la GoPro en la cabeza y a moverme emocionado (ni siquiera había calentado).

Si algún día, no siento que una maratón es mágica, será el día en el que deba replantearme seguir corriéndolas. Pero el día 7 de Diciembre, todo lo que me rodeaba, era mágico. No importaba que hiciera frío. Ni que fueran las 8:30 de la mañana. No importaba que estuviera sólo ante el peligro. Sólo importaba que estaba allí, en Málaga, dispuesto a volver a correr mi distancia favorita.

Cuando sólo quedaban cinco minutos para dar el pistoletazo de salida, me llevé una grandísima sorpresa. ¡Era Juan! ¡El Corredor Errante! Me fuí directo hacia él, le dí un abrazo y nos deseamos toda la suerte del mundo. Que alegría empezar la maratón con tantísimos buenos presagios.


Sin previo aviso. Sin darme cuenta. Comenzó la carrera. Los corredores avanzaban, saltaban, gritaban de júbilo, ponían sur relojes a calcular. ¡Comienza la V Maratón de Málaga! Empecé a correr, sin saber muy bien a que ritmo ir. El público no paraba de animar. ¡Vaya pasada de ciudad!

Fue un momento precioso. Pasar los primeros metros y ver a tu madre y a tu padre, animándote entre la gente, grabándote y poder decirles: ¡adiós papá, adiós mamá!. Saber que, aunque corras solo, no estás solo.

Saqué el móvil, encendí Strava y puse a registrar la carrera pese a llevar 5 minutos corriendo. Cuando estaba a punto de llegar al KM 1, ví a Marta sonriéndome. Nos paramos en un lado, y le dí mi cortavientos y los manguitos. ¡Que maravilla de acompañante!. Comenzaba, la mejor maratón de mi vida. Comenzaba, mi quinto aniversario como maratonista.


Espero que os haya gustado esta "previa". Durante esta semana, publicaré la crónica de la maratón. En ella, os explicaré parte de cómo viví "Lo que pasó en la V Maratón de Málaga" y de cómo viví el recorrido de esta prueba. Si te ha gustado, recuerda compartirla y dejar tu comentario. Gracias.

3 comentarios:

  1. Nos dejas en ascuas, habrá que esperar a la siguiente entrega. Que bueno encontrarse al corredor errante con sus sempiternas gafas de sol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Muchas gracias por el comentario Gonzalo. Me está costando bastante "resumir" todo lo vivido ese fin de semana. Ha sido una maratón increíble y que hemos vivido con mucha emoción. Me llevo cosas muy buenas y haber podido conocer a Juan "Errante" o haber podido ver y animar a María. Un saludo.

      Eliminar
  2. ¡Un detalle mencionarme en la crónica Emilio!

    Reitero lo expresado por Gonzalo, me quedo en ascuas, tengo muchas ganas de contrastar puntos de vista con otros corredores, especialmente con aquellos a los que conozco del "mundillo", a ver cómo vivistéis la experiencia.

    Espero que fuese genial y que las piernas ya estén con ganas de marcha de nuevo.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar