sábado, 3 de enero de 2015

Iniciación al Running en Niños

Cada día, aumenta la cifra de corredores y corredoras que se apuntan a realizar entrenamientos regulares y carreras. Algunos, son padres que tienen dudas sobre cómo iniciar a sus pequeños en el deporte que ellos practican.

Los niños por su parte, están en una época delicada en la cuál hay que prestar atención a los esfuerzos a los que se les somete. Un niño, no es un adulto en miniatura. Entonces, ¿cómo iniciamos a nuestro pequeño en el running? ¿cómo debe practicarlo? ¿cómo motivarle para ello?


DE RECIÉN NACIDO HASTA LOS 5 AÑOS:

Los bebés son especialmente delicados. Hay que mantenerlos alejados de cualquier agente externo que pueda perjudicarles. Sin embargo, podemos iniciarles en el mundillo a través de los "Carritos Deportivos" cuando tengan un par de meses.

En estos casos, hay que prestar atención a las reacciones de nuestro pequeño en el carrito. Si disfruta y se lo pasa bien haciendo deporte contigo, estupendo. Si lo pasa mal, déjale tranquilo. Ya tendrás más oportunidades cuando crezca.

Cuando comience a andar, debemos dejarles que corran. En muchas ocasiones, los padres censuran la carrera en los niños, por miedo a que se caigan. Es cierto que hay que tener cuidado, pero no debemos ser sobreprotectores. Caerse y levantarse, es una lección de vida.

Por último, antes de los cinco años la movilidad de los niños no está bien definida. Su "técnica de carrera" es descoordinada, les falta equilibrio, agilidad, etc. Capacidades que desarrollan exponencialmente entre los 5-7 años.

A estas edades, correr debe concebirse como un juego. No hay que forzar al pequeño a competir. Correr debe formar parte de actividades lúdicas: el "pilla-pilla, el juego del pañuelo, dar pequeños sprints de un lado a otro del parque", etc.


DE 5 AÑOS A LOS 8 AÑOS:

Esta edad es especialmente útil para inculcarle la motivación al pequeño para correr. Debe ser un acto que salga del niño, no de los padres. Debe ser un juego, debe disfrutar practicándolo. Así que, mucho cuidado cuando tu pequeño te diga: "Papá/Mamá...¿te puedo acompañar a correr?".

Puede ir aumentando poco a poco la distancia, pero sin sobrepasar sus límites ni su capacidad física. El running debe ser algo saludable, no una competición. A esta edad, si tu pequeño lo desea, puedes comenzar a inscribirle en competiciones de pequeño calibre según categorías.

Lo más importante es que se divierta. No le martillees con "llegar el primero, ganarles a todos, correr más rápido que los demás", etc. La competición sólo es el contexto donde correr, no el fin de la actividad. Relacionarse con otros niños, "jugar con ellos" a correr, le ayudará en su desarrollo.

Imagen de: www.pequepolis.com

DE LOS 8 A LOS 12 AÑOS:

En esta edad, los niños prestan especial atención a lo que les rodea. La competición potencia sus ganas de correr más rápido, de querer luchar por conseguir mejores resultados. La decepción, la desmotivación y los sobreesfuerzos, son los principales caballos de batalla en esta edad.

Sus capacidades motoras se han desarrollado exponencialmente. Sin embargo, hay que corregir su forma de correr y enseñarles a "racionar el esfuerzo". 

Muchos niños no saben lo que es "mantener un ritmo", simplemente esprintan, se cansan, se ponen triste, trotan y vuelven a esprintar con una sonrisa de oreja a oreja. En esta época, llega la parte "técnica" del running. Enséñasela bien.

Esta época, también es buena para empezar a llevar a tu pequeño a correr contigo. Llévatelo a los entrenamientos de series, donde pueda realizar pequeños tramos de carrera bajo tu supervisión mientras que tú también entrenas. O llévale en bicicleta a tu lado, mientras entrenas.


DE LOS 12 AÑOS EN ADELANTE:

A esta edad, gran parte de los niños ya tienen sus capacidades físicas básicas desarrolladas, sólo queda potenciarlas con mesura. Si aún sigue interesado, es recomendable apuntarle a un club de atletismo donde pueda realizar el deporte con otros niños. Debe salir de él, no de ti.

Hasta el final de la adolescencia, las capacidades de niños y niñas son bastante parejas. Deben practicar el running juntos, motivarse juntos. La fisiología, aún no hace diferencia en sus marcas. 

Es la mejor etapa para inculcarle los valores del deporte, para apoyarle, para ayudarle a plantearse y lograr sus retos. Aquí es cuando cobra gran valor el "mens sana in corpore sano".

Imagen de: www.creciendocondiabetes.blogspot.es

Si de verdad le gusta este deporte, puedes plantearle realizar sus primeras millas, sus primeros 3 y 5 kilómetros, sus primeros 10 kilómetros cuando entre en la adolescencia, etc. El objetivo es terminar, disfrutar, pasar un buen rato junto a sus padres o amigos. 

Si encima, tu pequeño es bueno y tiene desarrollado un gran afán competitivo, quizás debas dejarle que se plantee retos más ambiciosos. Pero reiteramos que debe salir de él, no de la presión de sus padres. Nuestras "ambiciones", no deben verse reflejadas ni extrapoladas a nuestros hijos.

Imagen de: www.cualquierapuedehacerlo.com

ÚLTIMOS CONSEJOS CLAVE PARA EL "JÓVEN RUNNER"

1. Correr debe ser saludable. Se debe someter a cada niño a un esfuerzo o estímulo distinto según la edad, nunca sobrepasando sus límites ni sus capacidades.

2. Correr debe ser divertido. Si tu pequeño no disfruta corriendo, tarde o temprano se cansará de hacerlo, no le motivará o sentirá frustración cuando no logre sus objetivos.

3. Correr es cosa de ellos, no de los padres. Debes darle margen para que sean ellos los que deciden correr. Los padres deben ser un refuerzo positivo, una fuente de motivación, de inspiración, no de presión. Déjale que las decisiones vengan de ellos. Los padres deben guiar.

4. Correr es complementario. Los niños necesitan hacer unos 60 minutos de actividad física diaria. Les ayuda en su desarrollo y en su salud. Sin embargo, no puede emplear ese tiempo únicamente en una misma actividad. El cansancio a esad edad, es más psicológico que físico.

5. Correr es mucho más que correr. Los estiramientos, ejercicios de fuerza, reposo, higiene postural deben ser parte de las lecciones que debe aprender el pequeño. Desde niño, tiene que aprender a cuidar su cuerpo, sus articulaciones, su forma de correr.


6. Correr es recuperar lo quemado. La nutrición, es parte de la vida saludable de tu pequeño. Debes fomentar una alimentación saludable y equilibrada. No hagas que tu pequeño coma lo que comes tú, ni apliques tu "alimentación runner" a tu hijo.

7. Correr, es saber elegir las zapatillas. Consulta a un buen especialista en calzado deportivo, a un podólogo y vigila cualquier alteración en la marcha o en la morfología del miembro inferior de tu pequeño. Déjale formar parte del proceso y que pueda elegir calzado. Le hará ilusión.

8. Correr es atender a los especialistas. Los pediatras, entrenadores de atletismo, podólogos, fisioterapeutas, son las personas que pueden ayudarte a guiar a tu pequeño en el running. Consúltales, pregúntales y atiende sus consejos.

9. Correr desde el colegio. El atletismo en los colegios, no se suele enseñar adecuadamente. Los profesores suelen inculcarlo como "carrera continua" o la típica prueba de los 100 metros. 

Nada divertido, nada adaptado a las necesidades de los pequeños, nada que "les motive" o que les iguale. Esto debe cambiar. Correr debe ser divertido, debe motivar, debe permitir que todos los niños lo disfruten y les haga sentirse saludables.

10. Correr es educar. Es un deporte idóneo para inculcarle a tu pequeño valores positivos. El respeto, la solidaridad, el afán de superación, la igualdad entre chicos y chicas, la disciplina. El running, el deporte, nos enseña a ser mejores personas.

Espero que esta entrada, os sea de utilidad a la hora de encaminar a vuestros pequeños hacia el mundo del running y del atletismo. Recuerda compartir la información con otros corredores, y dejar tu opinión y tus comentarios. Un saludo.

Corriendo desde chicos:

No hay comentarios:

Publicar un comentario