lunes, 9 de marzo de 2015

Dos meses para los 101 Kms de Ronda

Es curioso como el tiempo va pasando más y más rápido, a medida que se acerca la fecha que esperas o que más pánico te genera. En mi caso, el 9 de Mayo representa parte de ilusión y parte de pavor en mi ser. Un día que será clave. Un día que marcará la diferencia entre haber sido capaz de afrontar un reto, o haber perecido en el intento.


Os hablo de los 101 Kms de Ronda. Del evento que año tras año se celebra en un lugar bellísimo, que tiene un recorrido bellísimo, que se produce en una fecha "bellísima"...siempre que no pretendas correr más de un centenar de kilómetros en 24 horas. Ahí la cosa cambia.

Hoy, os escribo desde la más absoluta sinceridad. Estoy acojonado, cagado, atemorizado y jodidamente ilusionado. Es precisamente esa mezcla de emociones la que me mueve día tras día a seguir corriendo. Una mezcla que me hace entrenar más de 60 kms semanales (que son pocos) o hacer tiradas largas que te dejan con la lengua flácida.

El plan de entrenamiento que estoy siguiendo es el que realizaría cualquier principiante: el de la web del evento. Un plan que cientos de personas han seguido, y que no ha conseguido que todos terminen. Un plan que no es infalible, un plan genérico que no tiene en cuenta las circunstancias de cada persona. Un plan, que puede venirse abajo.

Imagen de: cincuentaonce.com
Pero aún así, sigo adelante. Sigo haciéndome con los artilugios, herramientas y complementos que me harán falta. Sigo leyendo crónicas de otros cientouneros. Sigo devorando los artículos que hablan sobre las ultra maratones y ultra trail. En general, sigo intentando vencer la ignorancia de lo que me depara el próximo día 9 de Mayo.

Pero nada calma mi ansiedad. Nada es capaz de hacerme sentir seguro de que podré terminar el día 9. Nada me asegura que llegaré a meta sano y salvo, o que llegaré a meta. Nada salvo la total y absoluta creencia, de que voy a terminar este reto porque puedo hacerlo.

Rescato una imagen de Málaga, que siempre ayuda
Mientras tanto, los días y las horas siguen pasando, inexorables, imparables. Cada vez más cerca, cada vez más miedo, cada vez...más ilusión. Porque correr me hace sentir vivo. Afrontar retos de esta magnitud, es lo que me gusta, lo que me hace feliz, lo que necesito en mi vida.

No tengo ni idea de lo que pasará mañana. No sé si estaré bien o mal para la fecha de la ultra trail. No sé si en cualquier momento, mi corazón se detendrá para siempre y no volverá a latir. Pero hasta que eso ocurra, quiero seguir pensando que sólo quedan dos meses para terminar mis primeros 101 Kms de Ronda. Entonces, mi corazón late más fuerte...

2 comentarios:

  1. Con tu ilusión, tus ganas y tu esfuerzo, los 101 caen. No será rápido, no será fácil, va a doler... pero tienes que echar esos pensamientos negativos a un lado y disfrutar.

    Fue mi primer contacto con la ultra distancia y no podría haber elegido mejor prueba para debutar, la cosa pinta mal para pillar plaza este año y tengo un vacío existencial considerable... Pero algo saldrá.

    Aprovecha Emilio, que estas experiencias son la salsa de la vida ;)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Juan, tu eres precisamente una de mis fuentes bibliográficas y leeré todas y cada una de tus indicaciones para que todo salga bien. Espero que Mercurio escuche tus palabras y me de fuerzas para acometer la prueba. Un abrazo.

    ResponderEliminar