martes, 19 de mayo de 2015

¡Camarero! Póngame un libro de Running

La iniciación al mundo del corredor, no es fácil. Nos lleva tiempo, esfuerzo y motivación convertirnos en corredores. Lleva tiempo descubrir la información necesaria para realizar adecuadamente este deporte. Por tanto, la bibliografía empleada puede ser esencial.

Debemos aprender a ser selectos a la hora de invertir nuestros ahorros para comprar un libro sobre running. Gran parte de los libros publicados en los últimos años, tienen un claro fin recaudatorio y están basados en relatos biográficos, que hasta tú podrías escribir. 

Relatos que "pintan" correr como la cosa más alucinante del mundo, que muestran estilos de vida insalubres relacionados con el running, o que no te enseñan nada (más allá de conocer al autor). Piensa en un libro de running, y probablemente encuentres un ejemplo de este tipo.


El caso es que muchos de estos libros, son fruto del esfuerzo de personas que conocen bien como adentrarse en el mercado, conocen bien lo que quiere oír el público. Le están sacando provecho, a un estilo de escritura que siempre ha tenido adeptos: el ejemplo.

Las personas que buscan iniciarse al mundo del running, no buscan calidad, no buscan los fundamentos basados en la evidencia, no buscan profesionalidad. Buscan ejemplos. Y cuanto más absurdos, impresionantes y "épicos" suenen, mejor que mejor.

Muchos de nosotros, recurrimos a estos libros y nos los bebemos como si fueran "la biblia en pasta", como si contuviesen la verdad absoluta. Buscamos una razón para correr, un modelo en el que basar nuestros comportamientos, en vez de ser nosotros mismos un modelo a seguir. Podemos llegar a ser #GiliRunners

Quizás peque de "nazi" o de "hater", pero gastarme el dinero en que me cuenten cómo alguien ha ido a correr la maratón de Nueva York, no me motiva. Gastarme el dinero, en que me cuenten una historia lacrimosa de cómo superé un trauma gracias al running, no me motiva. Gastarme el dinero en que me cuenten las locuras que he cometido, buscando "dónde están mis límites"...no me motiva. Básicamente porque eso ya lo hacen miles de personas al día en la red.

Por tanto, cada cual es libre de gastarse su dinero en lo que desee. Pero este tipo de libros, no son más que las "tapitas" que podríamos pedir en cualquier bar. Son efímeros, te dejan un buen sabor de boca, te simulan el "estómago lleno"...pero después sigues con hambre, después te das cuenta que todos tienen el mismo formato, y el mismo "sabor".

Sin embargo, los libros buenos de verdad son como las comidas de un buen restaurante. Tienen un fundamento, una lógica, una base. No sólo te proporcionan un sabor intenso y buenas sensaciones, también te sacian. Vale la pena pagar por ellos.


Dejando atrás el símil culinario, pondré un ejemplo más directo. Mi primer libro de running, no fue un relato biográfico, no fue la historia de cómo conocer mis límites, ni una oda poética a cómo realizar un viaje inaccesible a la mayoría de bolsillos para correr. No fue un relato egocéntrico.

Mi primer libro fue "Maratón. Puedes Hacerlo" de Jeff Galloway. Un señor que además de tener una amplia experiencia en el mundo del atletismo, conoce los fundamentos teóricos de este deporte, y te enseña cómo practicarlo adecuadamente.

También he leído otras de sus obras como: "Las lesiones del Corredor. Tratamiento y Prevención" o "Diario de Entrenamiento del Corredor". Otros autores que me han convencido han sido: Matt Fitzgerald ( "Correr, entrenamiento de la fuerza mental") y Francois Peroné ("Maratón"). Ambos escritos con una contundente profesionalidad.

A nivel nacional, pocos libros han merecido mi atención y mi tiempo. Entre ellos, "Los XXV Años de la Maratón de Sevilla" de Daniel Quintero, "Mejorar es Posible" de Francisco Ruiz y me pica la curiosidad de leer algo de Chema Martinez, teniendo en cuenta que escribe desde la experiencia y sabe bien de lo que está hablando.

No he leído "Mujeres que Corren" de Cristina Mitre. Me aburrí leyendo "De que hablo, cuando hablo de correr" de Haruki Murakami. No me interesa leer "Correr o Morir" de Killian Jornet (a sabiendas de que el libro, puede no estar escrito por él).

Me da risa pensar en comprarme "No sé donde está el límite, pero sí sé donde no lo está" de Josef Ajram. Y por supuesto, no me verás leer a Rafa Vega o a Valentí San Juan. No dudo de que a determinadas personas les resulte interesante este género. Pero en mi caso, veo absurdo basar mi aprendizaje y mejora, en estos supuestos "gurús".

Escribir un libro, antes era una proeza algo de lo que sentirte orgulloso, algo complejo de cumplir y de realizar. Hoy día, cualquiera puede sacar un libro con un poco de gracia escribiendo, contando cualquier historia "chorra" sobre correr, y sabiendo cómo venderse a las editoriales que publican cualquier mierda con tal de no quedarse obsoletas frente al libro electrónico.

Por tanto, ante tanta barrabasada y tanta tontería escrita en lo que antes era un formato cultural, el libro: prefiero ser selecto. Paso de ir a una librería como si fuese a un bar y pedirle al librero un "tapita literaria". ¡Camarero, póngame una de... "Cómo el Running cambió mi vida"! 

Me quedo con las grandes obras. Esas que llevan impresa bibliografía al final, o que te muestra el currículo profesional del autor y su experiencia en el deporte. Prefiero una obra, que me proporcione los medios para convertirme en un buen corredor, y que no me adoctrine para convertirme en un #CuquiRunner.

Y para los autores de esas obras, sólo puedo citar un fragmento de "BlogMaldito" que en su entrada "Si me quieres, no me regales un libro de Running" suelta lo siguiente: "...personas normales que se vuelven insufribles ególatras al poner tinta en blanco, lectores amargados que sólo consumen literatura para echárselo a la cara al resto de mortales en vez de disfrutarla y una industria que esconde su mediocridad y ata en corto subvenciones y beneficios apoyándose en un adjetivo al que hace mucho le usurparon todo su sentido: cultural".

De nuevo reiterar que cada cual puede leer y gastar su dinero en lo que le apetezca. Ni mucho menos mi opinión es la verdad absoluta, y respeto que cada cual haga lo que quiera. Pero planteo las siguientes preguntas: ¿Qué buscas en un libro de running? ¿Qué tipo de libro recomendarías a alguien que se inicia o que quiere mejorar como corredor? ¿Cuál es tu idea del: "libro de Running Perfecto"? Déjanos un comentario, me gustaría saber tu opinión.

2 comentarios:

  1. ¡Una gran reflexión Emilio!

    Personalmente en cuanto a atletismo he leído manuales de preparación de los métodos nórdicos, prácticamente toda la bibliografía de Hal Higdon, algo de Salazar... y ya, más "comercial", a Murakami (not too bad), a Jornet (no me gustó en absoluto, lo tengo pendiente aún... me desilusionó bastante), nacidos para correr y eat&run, de Scott Jurek, que éste si que me encantó.

    Conviene discernir libros para "formarte" y libros para "disfrutar", peor un buen libro siempre conjurará ambos ;)

    Un placer leerte de nuevo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario Juan, como siempre tu opinión, suele coincidir con la propia y aportarle un punto de madurez mayor. No dudes en que, si algún día escribes un libro de running, lo compraré encantado, porque al menos en tu caso...sé que será profesional y que mezclará calidad con diversión. Saludos.

      Eliminar