domingo, 12 de julio de 2015

Los San Fermines, no merecen llamarse "Carrera"

Un año más, se celebra en España una de las tradiciones más castizas de Pamplona. Una tradición que pese a no ser de las más dañinas con los toros, sí que forma parte de los objetivos de los "antitaurinos". Una fiesta que atrae miles de visitantes de todo el mundo, bajo el reclamo de correr delante de los toros y después llevar a cabo la típica "corrida".

La tradición tiene varios siglos y se remonta a la Edad Media, una época en la que el hombre estaba totalmente "asalvajado" y el maltrato animal era lo más normal del mundo. Parece que cientos de años después, la fiesta sigue teniendo más éxito y cobertura si cabe, efecto de la globalización y de perpetuar el salvajismo de nuestros antepasados.

Imágenes de PACMA
La dinámica es siempre la misma. El 6 de Julio a las 12 de la mañana se da el chupinazo desde el ayuntamiento de Pamplona y comienza el "encierro" o carrera. A continuación, cientos de personas corren rodeando y guiando a los animales hacia la plaza. Los animales sufren desde una desorientación brutal hasta tremendos resbalones y caídas corriendo por el asfalto/acerado.

Si bien las medidas de seguridad aplicadas por el ayuntamiento son complejas, todos los años alguien termina herido. Para culminar la fiesta, en la tarde se llavarán a cabo las corridas donde los animales serán toreados, torturados, martirizados y finalmente asesinados.

Los "corredores" deben llevar a cabo una serie de cumplimientos de seguridad, si bien algunos de ellos se los saltan a piola. Además, ser "corredor" de esta fiesta no es algo difícil. Cualquier persona en "buenas condiciones", puede correr frente al toro y disfrutar siendo arrollado por él.

Que en pleno siglo XXI, donde se supone que la sociedad ha evolucionado (a la par de los derechos de los animales), y que se sigan celebrando fiestas de este estilo, es vergonzoso. Por supuesto, esta fiesta está tan arraigada en las raíces culturales de los navarros y de gran parte de sus asistentes, que es difícil acabar con ella, pese al incremento de sus opositores.

Imágenes de PACMA
Si la gente quiere correr y sentir adrenalina, que se vaya a la montaña. Si la gente quiere disfrutar de las calles de su ciudad, que salga a correr por ellas. Encerrar a varios toros en un recorrido vallado, marearlo, agobiarlo y correr atizándolo para llevarlo a la plaza a morir...eso ni es carrera, ni es normal. Es una verdadera salvajada.

Por supuesto, vivimos en un país en el que este tipo de tradiciones son habituales. Si bien la fiesta de San Fermín no es la más "salvaje", forma parte de los festejos taurinos que deberían erradicarse del ocio español. Dudo mucho que el santo "San Fermín" hubiera disfrutado viendo a los animales sufrir y ser sacrificados "a su causa".

Para terminar, me gustaría informar a los corredores que en Pamplona la "ropa típica" que llevan para correr los San Fermines es roja y blanca. El color blanco refleja la pureza y el rojo, suele estar asociado a la agresividad y la sangre. Hagan sus propias relaciones.

Imagen de: diariodenavarra.es
Del mismo modo, no querría concluir esta entrada sin informar que en Pamplona existe una maratón, un evento popular que, en vez de huir de este tipo de "maltratos" lo perpetua. Sólo hay que fijarse en los colores de la camiseta que le dan a los corredores y especialmente, en el recorrido donde la plaza de Toros, es clave. ¿Maratón y Tauromaquia unidos? 

Me gustaría finalizar la entrada con un corto de Disney que fue prohibido por Franco y censurado en su creación en España. Seguro que entenderéis el porqué al verlo. Se titula "Ferdinando, el Toro". Estoy seguro de que os agradará o al menos, os parecerá curioso.


Espero que la entrada os haya parecido entretenida pese a ser algo "distinta". Ahora querría saber tu opinión. ¿Estás a favor o en contra de esta festividad? ¿Está la maratón bien planteada, al ser relacionada con la tauromaquia? ¿Qué opinas de esta entrada?

No hay comentarios:

Publicar un comentario