martes, 22 de septiembre de 2015

Articulación Temporomandibular y Running

La biomecánica del corredor así como el bienestar de la persona, depende de muchos más factores de los que creemos. Aunque a priori podamos pensar que no existe relación alguna entre una articulación situada en la zona de la cabeza, con el resto del cuerpo, lo cierto es que la tiene y mucho. De hecho, la articulación temporomandibular y sus alteraciones pueden generar graves consecuencias en el acto de correr y derivar en molestas complicaciones.

El abordaje de esta entrada será más completo, científico y elaborado. Por tanto, si estás interesado en leer cualquiera de sus partes, te recomendamos echarle un ojo al siguiente guión. Te ayudará a leer bien toda la entrada, o bien las partes en las que estés interesado. Allá vamos:

GUIÓN ARTICULACIÓN TEMPORO MANDIBULAR

1. ¿Qué es la Articulación TemporoMandibular?
2. ¿Cuáles son sus principales alteraciones?
3. ¿Cómo y en quiénes se produce su patología?
4. ¿Cómo la diagnosticamos? ¿Cómo la tratamos?
5. ¿Cómo afecta la ATM en el corredor?


1. ¿QUÉ ES LA ARTICULACIÓN TEMPOROMANDIBULAR O ATM?

Se trata de una estructura anatómica articular que une el hueso temporal con el mandibular. Para que entendáis dónde se sitúa dicha articulación no tenéis más que abrir y cerrar la boca como si estuviéseis masticando y, si aún queréis sentirla más, dad un bostezo. Está a ambos lados de la cabeza y es la principal responsable de funciones como la masticación.

Entre los dos huesos que une, se halla un disco articular que permite que existan movimientos funcionales entre ambas superficies. Es una articulación compleja, muy empleada por el ser humano (lo que conlleva desgaste o irritación) y con un papel relevante en la salud humana.

Por supuesto, la articulación es mucho más compleja de lo explicado hasta aquí. Por ello os invito a echarle un ojo al correspondiente artículo de la wikipedia que os ilustrará aún más sobre ella. Por último cabe destacar la presencia de membranas sinoviales encargadas de producir el líquido sinovial (evita problemas en la articulación) y cuya inflamación genera la sinovitis.


2. ¿CUÁLES SON SUS PRINCIPALES ALTERACIONES?

Son muy variadas. A nivel de alteraciones pueden tener una causa infecciosa, tumoral, traumática, autoinmune, etc. Sin embargo las principales patologías que se generan a este nivel tienen que ver con problemas en la estructura interna de la ATM (músculo y articulación)

Existen artículos que diferencian entre: 1. Desórdenes musculares o miopatías  con el síndrome miofascial y el bruximos como representantes principales. 2. Desórdenes articulares o artropatías, destacando las alteraciones que alteran la propia articulación (luxación, bloqueo, etc).

De nuevo, os dejaré bibliografía por si queréis echar un vistazo más en profundidad. Sin embargo, en esta entrada nos gustaría destacar una de las causas más frecuentes: el bruxismo, el cuál se genera por el estrés o la tensión emocional que sobrecarga nuestra pobre ATM y genera graves alteraciones.

Por último, otra de las causas más frecuentes e importantes será el síndrome miofascial, el cuál se genera por alteración de los músculos a nivel funcional (del movimiento) llegando a dar degeneración de la propia articulación. 

Se desconoce exactamente porqué se produce, pero el mecanismo problemático tiene que ver con un espasmo muscular excesivo, hiperactividad de la musculatura (puede producirse por masticar mucho chicle) o por tono muscular aumentado (corredores de maratón). La fatiga muscular será el origen más frecuente de estos problemas.


3. ¿CÓMO Y EN QUIENES SE PRODUCE ESTA PATOLOGÍA?

Parecerá una enfermedad rara o incluso desconocida para muchos, pero lo cierto es que es muy habitual. De hecho, yo mismo llevo años sufriendo bruxismo el cuál he ido manejando poco a poco o incluso conozco casos (estará leyendo esto) con una alteración más preocupante e invalidante en su vida diaria y en su historia como corredora.

Entre un 50-80% de la población sufre o ha sufrido problemas en la ATM. Sin embargo, es una enfermedad infradiagnosticada debido a la escasa sintomatología y a la variable gravedad que puede generar. Por tanto, muchas personas terminan por superar la enfermedad, que se genera en ciertas etapas de su vida, aprenden a vivir con ella o terminan yendo al médico.

Su población objetivo en cuanto a sexos son las mujeres. Hay autores que dictan que se produce esta enfermedad en 3 mujeres por cada hombre y otros incluso mencionan a 9 mujeres por cada hombre afectado. Por tanto, se puede decir que es una enfermedad muy femenina.

Un grupo especialmente afectado son las profesiones con gran estrés emocional o gran carga tensional. Por ejemplo, es posible que las profesiones sanitarias sometidas a gran estrés, sufran a menudo este tipo de patologías. Es fácil: estrés es igual a posible enfermedad de la ATM.

Mucho cuidado las personas que están mucho tiempo sentadas y delante de un ordenador. La mala postura (muy común hoy día) tensiona los músculos de la cara y el cuello. La dieta (inadecuada o desequilibrada) también está relacionada y la falta de sueño, es común.

Imagen de: fisioterapiagoya.es

4. ¿CÓMO LA DIAGNOSTICAMOS? ¿CÓMO LA TRATAMOS?

No os mentiré. El que de verdad sufre una patología de la ATM está bastante jodido, especialmente porque su síntoma principal es el dolor. Un dolor continuo, brusco, que se puede irradiar a la cabeza y al cuello, que dificulta la masticación, la capacidad de abrir la boca, etc. Es una patología que puede ser desde autolimitada a francamente jodida molesta.

Si además es una persona que rechina o aprieta los dientes, que se muerde las uñas o masca chicle con frecuencia, que come de un solo lado, que tiene problemas de sueño, que toma una dieta inadecuada o sustancias problemáticas (café, tabaco, alcohol), que está muy estresada...pues nos facilita aún más el diagnóstico.

En la exploración deberemos buscar deformidades, palpar para ver si existe o no dolor, comprobar la funcionalidad de la articulación con movimientos masticatorios, tocar el cuello, valorar la apertura oral y auscultar en la búsqueda de chasquidos y crujidos.

En teoría con la exploración podríamos diagnosticar fácilmente esta patología, sin embargo la medicina se vale de otros instrumentos cuando la "cosa" no está clara: ortopantomografía o panoré, tomografía computerizada y la resonancia magnética (esta última indicada cuando la alteración pueda estar a nivel articular, en el disco y en el líquido articular).

En cuanto al tratamiento, y basándonos en la evidencia bibliográfica tenemos tres niveles de actuación según la gravedad del proceso.

Nivel 1: cambiar hábitos de vida (reducir el estrés, evitar dieta inadecuada, no masticar chicle...), realizar ejercicios de contracción/relajación, aplicar técnicas de calor/frío, realizar fisioterapia supervisada, incluir un ajuste o enseñar a ocluir adecuadamente.

Nivel 2: psicoterapia (estrés emocional), biofeedback (técnicas de relajación), férulas de descarga (especialmente en las horas de sueño), aplicar farmacoterapia (relajantes musculares, antiinflamatorios. ansiolíticos...), emplear la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea o TENS.

Nivel 3: infiltrar (con anestésicos para reducir la inflamación), rehabilitación de la oclusión, artroscopia para lavar la articulación, artrocentesis (lavado por doble punción), cirugía abierta de la ATM (condilotomía, eminectomía, etc).


5. ¿CÓMO AFECTA LA ATM EN EL CORREDOR?

El acto de correr en sí mismo, es un factor desencadenante de tensión muscular y articular generalizado. Por tanto, cuando corremos no sólo tensionamos las piernas, sino también articulaciones como la temporomandibular. De hecho, cuanta más larga sea la distancia que recorrer o entrena una persona, mayor tensión muscular/articular y...voilá, enfermedad.

Para que nos entendamos. Durante la tirada larga en un entrenamiento de maratón, estamos entre 2-3 horas corriendo sin parar. Por mucho que intentemos llevar la mandíbula relajada, terminamos apretando los dientes haciendo afán del típico dicho de: "aprieta, que falta poco".

Si a eso le sumamos la propia tensión que genera correr, los corredores solemos desarrollar esta molesta enfermedad con gran frecuencia, especialmente ellas, las corredoras. Lo más eficaz para evitarlo es educar nuestra postura (correr adecuadamente) e intentar hacerlo de la forma más suave y relajada posible. Si corres tensionado..algo estás haciendo mal.

Precisamente hemos visto que una de las causas de la enfermedad de la ATM son malas posturas, por tanto es lógico que dicho corredor también sufra problemas biomecánicos. Pero aún podemos ir más allá. La propia enfermedad mandibular puede generar tales molestias, que termina alterando la biomecánica en nuestra búsqueda de posturas que eviten el dolor.

Dicho efecto deriva en una cronificación del proceso sumado a todo un sinfín de alteraciones del eje corporal, de la técnica de carrera, lesiones musculares, etc, que terminan haciendo añicos al corredor o corredora. Por tanto...¿es grave? A priori no tiene por que serlo, y puede no serlo. Sin embargo, puede llegar a ser un problema muy gordo y con graves repercusiones.

Férulas de descarga para el corredor, educación postural y de la oclusión, técnicas de relajación, una buena dieta, evitar el sobreentrenamiento, etc. Son algunas de las medidas que podremos llevar a cabo para no llegar a "lo peor". Pero sin dudas, lo más efectivo es consultar con tu médico y que éste te derive al especialista necesario para corregir tus problemas articulo/miomandibulares.


CONCLUSIONES IMPORTANTES:

Espero que esta entrada te haya sido de utilidad. Presta atención a todos los aspectos mencionados en ella y por supuesto, intenta compartirlas con el resto de corredores. Somos una población deportiva con tendencia a sufrirla. Mejor estar informados.

Si estás más interesado en leer o aprender sobre los problemas de la articulación temporomandibular, te dejo un ENLACE de la Sociedad Española de Medicina de Familia, escrito por Roberto Rodriguez y que resume lo más importante de ella. De hecho, es un resumen de lo que aprendemos en la carrera de Medicina explicado de forma perfecta. No tiene pérdida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario