lunes, 4 de enero de 2016

Mitos, Leyendas y Grandes Mentiras del Running

Los corredores al igual que otros deportistas, somos fáciles de influenciar. Aprendemos y nos cuentan tanta información sobre: cómo correr, qué llevar puesto, qué entrenamiento realizar, qué comer...que al final, nos lo creemos todo y terminamos haciendo auténticas barbaridades.

Con esta sección iremos hablando de algunas de esas "grandes mentiras", mitos y leyendas sobre el mundillo del corredor y todo lo que le rodea. Presta atención, algunas las habrás detectado pero otras...puede que te las hayas estado creyendo hasta ahora.


1. CUANTO MÁS CARAS SEAN LAS ZAPATILLAS, MEJOR

Os parecerá obvio. El hecho de que nos compremos unas zapatillas de 200 o 300 euros, no nos hace mejores corredores. Sin embargo muchos tienen la creencia de que es así, especialmente los novatos o todos aquellos que, pese a ser deportista, no han corrido de forma "técnica" y con una equipación adecuada en su vida. Por supuesto, también están los de "cartera fácil"...

El caso es que cada corredor, necesita (o no) un tipo de zapatillas concreto. Lo que a ti te sienta bien, a mi me puede hacer daño. Todos conocemos los tres tipos "comerciales" de corredores que existen: pronador, supinador y neutro. El tipo de zapatillas que puedas necesitar va más allá de estos tres conceptos y necesitarás personal especializado para elegir bien.

Además, el que unas zapatillas sean más caras no implica que sean más buenas. El precio en muchas ocasiones va asociado a la novedad y a la demanda / expectación que tengan los compradores sobre el producto. Es evidente que, a mayor precio...mayores prestaciones. La gente no suele invertir grandes sumas de dinero fijándose en las prestaciones. Lo hacen fijándose en el consumismo en el "MIRA LO QUE TENGO".

Sin ir más lejos os pondré dos claros ejemplos. Por un lado tenemos las Asics Tri Gel Noosa. Son unas zapatillas cuyas prestaciones están pensadas para corredores relativamente "ligeros" (menos de 80 kilos) y que busquen ritmos rápidos (por debajo de 5:30 min/km diría yo).

Las Asics Noosa son zapatillas que fueron especialmente diseñadas pensando en triatletas. Sin embargo, son una de las zapatillas más vendidas, más de moda y más explotadas de todos los tiempos. Las llevan desde deportistas hasta gente que quiere llevar unas "zapas molonas".


Lo mejor es que su precio suele ser casi siempre superior a los 100 euros. Son unas zapatillas que, sin reunir muchas prestaciones, tienen una estética, un colorido y una demanda que las hace jodidamente atractivas. Piénsalo: ¿conoces a alguien que use estas zapatillas? Seguro que sí.

Otro ejemplo. Las Saucony Jazz. Son una de las mejores zapatillas neutras de la marca y de las mejores zapatillas de gama media que existen. Sin embargo, es tal su demanda y la forma en la que la explotan que puedes encontrarlas en el mercado por precios cercanos a los 100 euros.


Pero no te estoy hablando del nuevo modelo (en breve saldrán las Jazz 18), te hablo de las Jazz 17 que llevan más de un año en el mercado y que están a punto de ser descatalogadas. Sin embargo, le sacan un nuevo color, le ponen un par de rallitas monas y: ¡voilá! La gente las compra.

Son zapatillas que en realidad valen 60-70 euros y la gente se las pilla a un precio desorbitado por el hecho de que son "caras y bonitas". Muchos ni siquiera piensan que son zapatillas "neutras" o que tienen ciertas carencias para gente pesada o que vaya a ritmos muy lentos.

Por supuesto, cada uno es libre de gastarse su dinero como quiera. Cada cual es libre de decidir si quiere o no pagar una determinada suma de dinero por unas zapatillas que le vengan bien o no, que valgan realmente su precio o no, que "estén a la moda" o no, etc. Somos libres.

Sin embargo hay que quitarse de la cocorota el pensamiento de que, si llevas unas zapatillas caras vas a avanzar más rápido, vas a correr más tiempo, te vas a lesionar menos o vas a adelgazar más. Las zapatillas son eso...zapatillas. Son parte de la indumentaria que llevas para correr y su calidad, prestaciones, características varían según las necesidades de cada persona.

Jazz 17 izq vs Jazz 16 dcha: ambas a pocos euros de diferencia en el mismo stand
Que no os vendan gato por liebre que, para empezar a correr (por ejemplo), no hace falta gastarse un dineral. No os creáis que, para entrenar para una maratón, hacen falta unas zapatillas de 200 eurazos. Ni se os ocurra pensar que, para salir a trotar, hacen falta unas TriNoosa.

En conclusión: "Cada corredor necesita un tipo concreto de zapatillas y de prestaciones concretas, en base a su biomecánica y tipo de pisada. Que una zapatilla sea cara, no significa ni que sea mejor que otra más barata o que te haga avanzar/correr mejor, sólo significa que es más cara. Tú decides".

Mi consejo es que, cuando vayas a comprarte unas zapatillas te dejes aconsejar por gente que entienda del tema. Del mismo modo, te recomiendo que tú mismo te informes (hay mucha información en la red), que compares precios y que seas realista en base a tus recursos y a lo que necesitas. "La zapatilla no hace al corredor".

Si te gustó la entrada recuerda compartirla con otros corredores para que sepan la verdad. Si tienes alguna duda u opinión sobre el tema, déjanos tu comentario por el blog o por nuestras redes sociales. Os espero en la próxima entrada. Un saludo.

1 comentario:

  1. Mito total, yo con chanclas recortables del spa y una tira de velcro he hecho más de 200 km hasta disolver una suela de plástico malísima jajaja

    Me gusta mucho la pinta de esta serie de entradas Emilio, espero las siguientes con ganas ;)

    ResponderEliminar