sábado, 30 de abril de 2016

Queridos adictos al Azúcar: tenemos un problema

En aras de favorecer el conocimiento y crear un espacio de encuentro entre corredores, el CAMAGC de Mairena del Alcor, celebró sus II Jornadas Deportivas. En ellas participó el nutricionista "Antonio Ballesteros" con una ponencia titulada: Capitán Veneno.

La exposición versó sobre algunos de los principales mitos nutricionales que existen y, especialmente, sobre la gran cantidad de azúcar que consumimos todos los días. Sabía que nuestra sociedad estaba en grave peligro debido a la deficiente nutrición que tenemos. Lo que no sabía, era la grave adicción y sobreingesta de azúcar a la que nos exponemos diariamente.

En esta entrada me gustaría hablaros sobre algunos de los puntos de dicha ponencia y haceros reflexionar sobre el tema. Si al final tenéis dudas no dudéis en dejarme un comentario y sobre todo, compartid la información con otras personas. Estamos en peligro.


1. LA OMS RECOMIENDA UN MÁXIMO DE 25 GRAMOS/DÍA DE AZÚCAR

La mayor institución en materia de sanidad pública, la Organización Mundial de la Salud, recomendó en 2002 no consumir más de un 10% del total de calorías diarias de azúcar. En 2014 fue más allá y publicó un nuevo informe que reducía este porcentaje al 5% de las calorías diarias.

En un adulto normal, esta cantidad equivale a unos 20-30 gramos de azúcar al día, el equivalente a unas 10-14 cucharillas. Estos niveles están científicamente comprobados, no suponen un límite arbitrario y lo que pretenden, es disminuir una de las peores epidemias actuales: la obesidad.

Lo más preocupante es que la mayoría de nosotros, incluido tú, consumimos una cantidad diaria de azúcar muy superior a la recomendada por la OMS. Yo mismo me he asustado cuando he ido a la despensa a comprobar los azúcares de mi desayuno habitual: un café (3 cucharadas de azúcar) + 15-20 galletas maría "marca carrefour" (26 gramos de azúcar).

El exceso de azúcar es perjudicial, acumulativo y degenerativo. Con esto quiero decir que es malo consumir azúcar en exceso, que hacerlo de forma diaria o habitual es aún más peligroso y que supone una degeneración paulatina de nuestro organismo, especialmente el páncreas.

Problemas hepáticos, ganancia de peso, aumento de la presión arterial, la temida diabetes, demencia, cáncer, enfermedades del corazón...son algunas de las patologías que puede generar la sobre dosis de azúcar en nuestro cuerpo a corto, medio y largo plazo. El peligro es dramático. 


 2. SOBREDOSIS DE AZÚCAR, DESDE PEQUEÑITOS

Paraos a pensar un momento en la cantidad de porquerías que comen los niños hoy día. Que si el tazón de cereales, que si los bollicaos, que si los yogures azucarados (petit suise, natillas danone...), que si las chucherías, que si el cola cao, etc. ¡Están saturados de azúcar!

Cuando Antonio nos mostró la cantidad de azúcar que contiene una nutrición infantil diaria "habitual", me quedé escandalizado. Nuestros niños pueden llegar a consumir más de 5 veces la cantidad diaria recomenda de azúcar. Lo peor: la mala nutrición se perpetuará en el tiempo. 

La industria, que nos tiene comida la cabeza a todos, se ha percatado de que su negocio está en peligro. Es por ello que están sacando a la venta productos "zero". Pero la realidad es que estos productos son una auténtica mierda que, si bien reducen los azúcares, aumentan las grasas. 

Por lo visto en los años 80 se observó que muchos productos industriales eran excesivamente ricos en grasas. Este hecho generaba que la obesidad se estuviera conviertiendo en un problema gravísimo en el mundo. Es por ello que la industria creó el período "low fat (bajo en grasas)". Para conseguir estos productos low, tuvieron que sustituir las grasas por azúcar.

Todo ello generó que aumentase la obesidad exponencialmente, aún más y de forma dramática. Este problemón ha llevado a la industria a adaptarse y empezar a crear los productos "low sugar", que son de nuevo, la misma mierda. Sustituyen parte de los azúcare por grasas y por basura.

Es un "secreto" que en verdad todos conocemos. Sabemos que la coca cola zero es tan mala como la coca cola. Sabemos que los bollicaos zero, son tan basura como los bollicaos normales. Sabemos que la nutella zero, sigue teniendo una décima parte de cacaco y un 90% de azúcar y grasas perjudiciales. Lo sabemos, pero bajo el apelativo de "zero", nos lo venden mejor.


3. LA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN, LA GRAN MENTIRA

Todos conocemos la dichosa pirámide de la alimentación. Este dichosa imagen nos persigue desde que somos pequeños, desde que nos la enseñan en el colegio o desde que nuestros propios médicos nos la intentan vender engañados por la industria. Si, he dicho bien: engañados.

Las pirámides alimentarias están emitidas por sociedades científicas (principalmente médicas y de nutrición), que en algunos casos están patrocinadas por marcas de "dudosas intenciones". Si a ello le sumamos el pasotismo generalizado que tenemos con nuestra alimentación...

La realidad es que deberíamos eliminar de la pirámide todos los productos procesados, los refrescos, las bebidas alcohólicas, los embutidos, las golosinas, la bollería industrial, etc. Todo aquello que sabemos que es perjudicial, y que lo venden para consumir "con poca frecuencia".


En contra de la actual y maléfica pirámide, surge el "Plato Saludable", creado por las escuela de salud pública y nutrición de la Universidad de Harvard. En él podemos encontrar lo verdaderamente saludable, lo visualmente orientativo que debemos consumir diariamente.

Por último en este punto, me gustaría recalcar algo que me sentó tremendamente mal de la charla. Antonio comentó que muchos médicos recomiendan una "copita de vino al día, o una cervecita". Personalmente esto me ofendió muchísimo. 

Cualquier profesional sanitario o cualquier persona que estableza la necesidad de consumir una cantidad de alcohol que no sea "0", está atentando contra la salud pública y mintiendo como un bellaco. Para que todos lo entendáis: el único consumo saludable de alcohol que existe es NO CONSUMIR NADA DE ALCOHOL (ni aunque sea 0,0).

El que se bebe una cerveza o una copa de vino, lo está haciendo porque le gusta y debe hacerlo a sabiendas de que está tomando veneno. Vivimos en un país en el cual el Lobby de las bebidas alcohólicas (especialmente cerveza y hace unas décadas el vino), nos venden espectacularmente su producto e incluso embaucan a sanitarios para que les apoyen. Señores: que no, que no hay que beber alcohol, que la cerveza es mala, que el vino es malo, que los cubatas...son malos.


CONCLUSIONES SOBRE EL CAPITÁN VENENO

De esta ponencia me llevé un gran sabor de boca por lo aprendido, y una muy mala sensación por la cantidad de porquería que ingiero cada día. Con esta entrada lo que pretendo es concienciaros, informaros, que le deis la vuelta a los productos y veáis la cantidad de "azúcares" que contienen, que dejéis de darle mierda a vuestros hijos y que recicléis la pirámide en aras del plato saludable.

Vivimos en una sociedad donde cada vez se invierte más en tratar enfermedades como: la diabetes, las dislipemias, el sobrepeso, la hipertensión, el síndrome metabólico, etc. Si existe la frase "eres lo que comes", si comes basura...no pretendas que tu cuerpo acabe hecho basura.

Y sobre todo: que hagas deporte, no quita que el capitán veneno (el azúcar) pueda destrozarte por dentro. Los picos de azúcar los vas a seguir sufriendo igual. Los excesos los vas a seguir procesando igual. Que evites el sobrepeso, no indicará jamás, que estés evitando la enfermedad.

Espero que esta entrada te haya resultado interesante. A partir del lunes intentaré cambiar radicalmente mis desayunos, revisaré cuánto azúcar consumo al día, y trataré de cuidar un poco más lo que termina en mi estómago. ¿Y tú que opinas? ¿Conocías esta información? ¿Piensas que comes saludable?


5 comentarios:

  1. Pues sí, cierto es que estamos acostumbrados a consumir demasiado azúcar. Yo llevo un tiempo intentando cambiarlo y ahora mi desayuno consiste en un rooibos sin echar azúcar y mijo/ trigo sarraceno/ arroz hervido con mucho agua, canela y limón (un poco tipo arroz con leche pero sin nada de azúcar). Igualmente aporta glucosa al organismo pero más sana.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Pues yo me quité del azúcar hace más de año y medio, después de ver un vídeo de Robert Lustig que venía en la parte opcional de un curso de Coursera de nutrición, y ahora puedo tomar yogur natural sin nada añadido e incluso me sabe bastante dulce. Lo triste es que la parte oficial del curso defendía la pirámide alimentaria, que básicamente pone en la base alimentos a los que no estamos todavía bien adaptados como la leche y los cereales...

    Total, que después de leer muchos blogs y escuchar a profesionales que están a la última en evidencia científica, me voy inclinando por una dieta tirando a paleo lo más baja posible en hidratos. Lo malo es que no controlo totalmente mi alimentación y tengo que tomar lo que me dan para comida y cena, pero al menos pude sustituir mi desayuno habitual de leche, cereales más cacao, por un par de huevos cocidos acompañados a veces por almendras o aguacate, además de reducir en lo posible el pan, y como resultado duermo mucho mejor que antes, si tengo hambre ya no me aparece de forma brusca y quizás esté reduciendo cintura. Pienso que deberíamos de eliminar nuestra dependencia total de los hidratos en cuanto a energía, pues el almacenamiento en forma de glucógeno es bastante limitado, mientras que con la grasa disponemos de energía casi sin límite. Cierto es que pierdes un poco de rendimiento si tiras de grasas, pero qué más da si no somos profesionales y no vamos a ganar a nadie. Lo importante es superarse a si mismo y terminar las carreras lo más entero posible.

    Me ha gustado mucho tu artículo, es bueno que cada vez más gente se ponga a la última en cuanto a nutrición. Suerte con tus cambios dietéticos, pero no vayamos a abusar tampoco de edulcorantes pues su exceso también es muy perjudicial!!! Muchos kms y salud!! Hasta otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por contar tu experiencia Carlos. Kilómetros y salud para ti también. Un saludo.

      Eliminar
    2. Se me olvidaba, si en una comida ingiero exceso de hidratos suelo darme un paseo después para evitar en lo posible el pico de glucosa en sangre. Creo que estos pequeños detalles pueden marcar la diferencia. Quizás me pase un poco pero mi padre es diabético, y prefiero hacer todo lo posible por evitar esta enfermedad que es más seria de lo que parece. Dicen que es consecuencia por la edad, pero no lo comparto en absoluto, la diabetes es consecuencia de una pobre alimentación durante muchos años. El caso de los niños es dramático, están tan atiborrados de dulces y guarrerías, que algunos se vuelven diabéticos (tipo 2) antes de ser adultos, lo nunca visto. La industria los ha transformados en unos yonkis del azúcar, una de las peores plagas del siglo XXI junto al sedentarismo...

      Bueno, ahora sí, corto el rollo y deseando que llegue el día de mañana, que si me respeta el tendón de Aquiles me marcaré una buena sesión de farlek yendo a mi aire. Saludos.

      Eliminar
  3. Gracias por el articulo,interesantisimo!!Es triste ver los niños cuando salen del colegio y se van a comprar directamente los chuches ,el dulce veneno,como si fuera un premio:-(( Es muy grave lo que esta pasando realmente con la alimentacion hoy en dia.Los padres no piensan que porquerias industriales estan dando a sus hijos cada dia para las meriendas.Y si hay excepciones y los padres sugieren en el comedor del colegio una alimentacion mejor,por bien de sus hijos(por su futura salud),parece que exigen algo fuera de la serie,algo extraño y estan tachados de todo.Ya que oido casos como este y los que "preparan" los menus en el colegio no tienen ni puñetera idea que es alimentacion saludable .No saben que existe una merienda o comida natural.Estamos en un bucle,donde veo la salida solo empezando por uno mismo,informandose sobre la alimentacion conciente y en las familias,donde el sitio en cual tienen que ir a merendar los niños es a la fruteria mas cercana de nuestro barrio.Ojala que esto cambie pronto.

    ResponderEliminar