sábado, 21 de mayo de 2016

Peligros de correr por el campo: Ataques de Perros

El deporte al aire libre, en el campo, en la montaña, es un privilegio que no todos los corredores pueden disfrutar. Alejarnos de la polución de la ciudad, del duro asfalto, del tráfico...y adentrarnos en la naturaleza, afrontar los obstáculos del paisaje, deleitarnos con los sonidos...

Correr por el campo puede ser muy sano, divertido y bucólico, pero también entraña peligros. Uno de los principales (al cual nos hemos enfrentado muchos corredores) son los perros. Por supuesto, te pueden aparecer otros animales salvajes pero lo más normal, son los perros.

Ya sea por proteger su territorio, ya sea por una actitud innata del animalito, ya sea por una mala supervisión o educación de su dueño...los perros pueden acarrear grandes sustos a los corredores, y lesiones corporales de gravedad leve y moderada cuando te atacan.

En esta entrada te hablaremos sobre algunos de los pasos que debes seguir para evitar el ataque, y para tomar medidas preventivas de salud en el caso de que te muerdan. Presta atención y ante cualquier duda, déjanos un comentario al final de la entrada:


1. MANTÉN LA CALMA

Sé que suena estúpido y que la situación puede ser pavorosa, pero intenta estar tranquilo y mantener la cabeza fría. Te enfrentes a un perro grande, pequeño, solo o en grupo, no puedes dejarte llevar por el pánico. Necesitas actuar con lógica y sentido común.

Tu instinto de supervivencia ta hará actuar para bien (respuesta de huida o de enfrentamiento) o para mal (quedarte bloqueado). Piensa que el perro también posee ese instinto animal y que puede llevarle a mantenerse alejado, o a atacar. Depende mucho de lo que tú hagas.

2. DEJA DE CORRER Y NO DES LA ESPALDA

Por muy rápido que corras, el perro probablemente lo haga a más velocidad y sea capaz de aguantar el sprint que puedas meterle. Si encima le das la espalda, estás pidiéndole a gritos que te meta un bocado, que sacie su instinto cazador y se le ponga por delante tu "punto débil".

Párate y retrocede con calma, andando, de cara al animal. Si el animal te sigue, sé paciente y sigue caminando. La mayoría suelen pasar de ti cuando llevas un rato caminando (probablemente porque hayas sobrepasado los márgenes de su territorio, de la puerta de la finca donde estén, etc). Cuando haya una distancia prudente entre ambos (de unos 10-20 metros), vuelve a correr.


3. NO TE AGITES, NO LE MIRES A LOS OJOS

En un principio, tienes que intentar transmitir calma al animal. No hagas movimientos bruscos, no agites los brazos como un loco, no metas voces innecesarias. Extiende los brazos hacia adelante enseñando tus manos (en señal de "mantengamos las distancias") y aléjate poco a poco.

Vigila al animal con la mirada, pero no hagas contacto visual. Algunos animales interpretan este contacto como un desafío. No le pierdas de vista, analiza como se mueve, su lenguaje no verbal (si, los animales también lo tienen y lo interpretan) y no pierdas la calma.

Por supuesto, ni se te ocurra sonreírle al perrito. Por mucho que estés intentando parecer amigable, el animal verá tu gesto como una agresión. Le estás enseñando los dientes, no le estás sonriendo. Para el animal, será una señal inequívoca de que quieres "guerra".

4. ATAQUE Y CONTRAATAQUE

Si después de los anteriores pasos sigues estando en peligro, el perro te persigue y se ve claramente que tiene intenciones de atacarte...deberás defenderte. Entendemos que puedas sentir sensibilidad hacia los animales y que no pretendes hacer daño, pero tu integridad...está en juego.

Comienza por levantarle la voz, grítale que se aleje de forma autoritaria, segura, enérgica y con un tono de voz grave. Hazle gestos firmes con los brazos señalándole que debe marcharse (no los agites sin sentido, haz gestos concretos y evidentes).

Echa un ojo a lo que tienes a tu alrededor y usa los elementos que te rodean como armas: piedras, palos, tu propia botella de agua (si la llevas llena)...Si se te lanza, golpéale con fuerza en el hocico, garganta y nuca. Darle en la cabeza será de poca utilidad, el cráneo les protegerá y sólo conseguirás mosquearlo más y aumentar su agresividad. Si ves que lo has aturdido y se amilana, es hora de escapar lo más rápido que puedas.

Si la situación se vuelve más grave, intenta abalanzarte sobre el animal (aunque te lleves unos bocados de propina), aislar su boca con tus manos y brazos, echar tu peso sobre él y trata de pedir ayuda. Si tienes que hacerle daño al animal de forma justificada, tendrás que hacerlo (pero esperamos que no tengas que llegar a ese punto).

Cuando te ataque, intenta tener las manos cerradas en forma de puño. Aleja al animal de tus zonas vitales, especialmente de la cara. Encógete y protege las zonas más débiles de tu cuerpo esperando el momento para responderle. No pares de pedir ayuda.


5. ACTUACIÓN POST ATAQUE. PELIGRO DE RABIA E INFECCIÓN

Tras el ataque, intenta taponar las heridas y evitar el sangrado. Haz una valoración corporal y busca si existe un daño grave. Si nadie ha venido a auxiliarte...intenta alejarte del lugar lo antes posible, llamar a través del teléfono pidiendo ayuda y ve directo al centro de salud.

Aunque España es una zona libre de Rabia, nunca se sabe la situación y la procedencia del perro que te ha atacado. Lo primero que debes hacer tras el ataque de un perro, es ir al centro de salud más cercano. Allí te tratarán las heridas de forma adecuada. Lleva el calendario vacunal.

El primer paso en el protocolo de actuación, será el tratamiento local de las heridas (lo antes posible). Se debe aplicar un lavado exhaustivo bajo un chorro de agua fuerte y limpieza con jabón al menos durante 5 minutos. Se deberá retirar cualquier cuerpo extraño y aquellas zonas desvitalizadas (necrosadas, muertas).

A continuación hay que aclarar la herida con abundante agua y eliminar los restos de jabón, aplicando un desinfectante por irrigación (alcohol etílico o tintura/solución acusosa de povidona yodada). Las heridas no deberán suturarse, salvo que sea necesario.

Se valorará la necesidad de infiltrar con inmunoglobulina antirrábica humana. En las heridas que sean susceptibles de contaminación y con el objeto de prevenir infecciones secundarias, se podrá administrar antibióticos de amplio espectro. Por supuesto, se aplicará profilaxis antitetánica en base a los antecedentes de vacunación del afectado.

Si el animal ha causado mordeduras "sin causa aparente", con síntomas de rabia relativamente evidentes y con alteración de su comportamiento (a valorar a posteriori), se deberá instaurar profilaxis con vacuna antirrábica e inmunoglobulina antirrábica humana.

Acto seguido, el facultativo tendrá que elaborar un parte de lesiones y bien por su parte o bien por la tuya, deberéis informar a las autoridades para que se tomen medidas contra el dueño y contra el animal (si fuera necesario). Además, se precisa entrevistar al dueño sobre el estado vacunal del animal agresor, o bien localizar al propio animal para realizar una valoración.

El ataque puede ser denunciado y tendrá repercusiones legales tanto para el animal como para su dueño (en el caso de que exista). La responsabilidad de que un perro no ataque a otra persona, es de su dueño. Por eso, el que cargará con las consecuencias, será el dueño.


6. CÓMO PREVENIR LOS ATAQUES

Evidentemente, no yendo a correr por el campo o por zonas donde sabes que hay animales agresivos o peligrosos. La propiedad de una persona es limitada y tampoco debes "censurarte" porque un señor tenga a sus animalitos desatados, fuera de la finca y sin ningún control. En tal caso puedes hablar amistosamente con el encargado de las fieras o denunciarle.

Correr acompañado siempre te dará un plus de seguridad. Un perro o incluso una jauría, se pensará dos veces atacar a una pareja o grupo de corredores que a un corredor individual. Si sabes que vas a correr por zona "peligrosa", intenta ir acompañado.

Ve siempre predispuesto a mantener una actitud calmada y a actuar con sentido común. Si sales de tu casa con miedo a correr y encontrarte un perro que te muerda, es más probable que te ocurra llegado el momento. Si te da pavor, quizás necesites ayuda psicológica para afrontarlo.

Lleva siempre contigo algún spray de pimienta (ya sea para atacantes humanos, o para animales). Analiza bien la ruta por la que vas a correr y deja informado a tus allegados del tiempo que estarás fuera, del lugar por donde estarás, de cómo localizarte. Lleva siempre móvil.

Por supuesto, mantén un óptimo estado de vacunación. Consulta a tu médico de cabecera sobre vacunas en el caso de que tengas dudas, revisa tu calendario y actúa lo antes posible ante riesgos de infección por rabia, tétanos y otras infecciones.

Mantén siempre que puedas una actitud de respeto y comprensión hacia los animales. La mayoría no te van a atacar "porque sí". Muy pocas razas de perros son agresivos de forma innata. Los perros violentos suelen tener una historia problemática y una mala educación previa.


Espero que la entrada os haya sido de utilidad. Recuerda compartir la información con otros corredores y si tienes cualquier duda, contáctanos a través de nuestro correo (medrunning@gmail.com) o dejándonos un comentario.

Imagen 1 vía: http://goo.gl/wCVrDc
Imagen 2 vía: https://goo.gl/iGdGkG
Imagen 3 vía: https://goo.gl/a2gWNY
Imagen 4 vía: http://goo.gl/4SMxP9

Bibliografía: Protocolo de Actuación ante mordeduras o agresiones de animales (tratamiento post-exposición). Gobierno de España. / Protocolo de actuación frente a mordedura de un animal. Departamento de salud. Generalitat de Cataluña. / Los peligros de correr sola: mordida por un perro. SportLife

3 comentarios:

  1. Precisamente hoy me encontré con 2 perros de gran tamaño antes de llegar a un cortijo. Iban claramente en actitud amistosa, pero como no me fío de los perros porque nunca he tenido uno, me paré, me di media vuelta andando despacito y por suerte ya no me siguieron más. Una lástima porque solo me quedaba un minuto para completar la ida y volver, pero bueno, recortar unos 2 minutos en un recorrido de hora y pico no es gran cosa, ya lo completaré en otra ocasión.

    Espero no tener que aplicar nunca estos consejos con perros realmente agresivos, pero si me vuelvo a cruzar con estos perros, al dar marcha atrás intentaré no darles la espalda, a ver si tengo valor...

    ResponderEliminar
  2. ¡Gran entrada! he tenido cada aventura por ahí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acordé mucho de ti al escribirla. Yo mismo he tenido experiencias en este sentido pero las que te he leído a ti...son horribles. Espero que esta información nos ayude. Un saludo.

      Eliminar