jueves, 18 de agosto de 2016

Juegos Olímpicos de Río y el público maleducado

Me animo a escribir, sobre uno de los puntos más feos y denigrantes que está ocurriendo en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro: el público. Y no hablo de una nacionalidad en concreto, no hablo de brasileños, ni de sudamericanos, hablo del público en general.

Desde el día de la Inauguración, se hizo patente que el discurrir de los Juegos iba a estar interrumpido y marcado por la carente falta de decoro y educación del público. Ya en dicha gala se empezaron a escuchar abucheos, gritos y malos gestos en las gradas del estadio.

En los medios de comunicación, han intentado suavizar o ignorar este hecho, haciendo "como si existiera". Sin embargo, con el pasar de los días, cada vez es más molesto, más llamativo y más antideportivo. La malaeducación y la carente empatía del público, está presente.

Imagen vía: ecodiario.eleconomista.es
Durante el partido de Rafa Nadal contra Del Potro, el español tuvo que sufrir incontables abucheos, interrupción de puntos, gritos durante los saques, etc. Me tiré todo el partido viendo como el dichoso árbitro decía una y otra vez: "Silencio, obrigado". y el público pasaba de él.

El factor distractor que supone un montón de gentuza gritando tonterías, desanimando a un atleta o simplemente interfiriendo en su concentración, es algo inaudito en unos Juegos Olímpicos recientes. Ni en Londres ni en Pekín ocurrió algo así.

La cosa empeora si hay algún atleta Brasileño de por medio. Entonces cuando la falta de decoro, la malaeducación y el "acoso-derribo" del público se tornan contra el rival del local. "Lo mínimo" que se lleva el competidor, son abucheos y aplausos cuando falla.

Así fue, por ejemplo, en la Gimnasia Artística masculina. En la final, pudimos ver a un brasileño llorando y montando un espectáculo como una colegiala, mientras que el público no paraba de meterle presión a los gimnastas que aún no había hecho su ejercicio.

No digo que los brasileños que han ganado... no merezcan sus medallas. Pero el factor distractor y agresivo que está ejerciendo el público en estos juegos: está siendo determinante. Por muy bueno que seas, piensa lo que debe suponer practicar y competir en tu deporte rodeado de cientos de personas que te gritan, te abuchean, aplauden enfervecidos al rival y contigo hacen "mutis por el foro". Así durante varios días seguidos...Yo terminaría hasta los huevos la coronilla.

Desde el primer día llevo indignado con este tema. Hasta que no he visto esta notica, no he querido escribir nada: "Olimpiadas Río 2016. ¿Un público de mierda o simple pasíón latinoamericana?" De nuevo, reitero que estoy criticando al público general. Eso si: se nota que el protagonismo lo tienen los brasileños, que además, forman la mayoría del público.

El mismo público, también ataca a los atletas locales. De hecho, en la noticia se habla sobre la nadadora brasileña Johanna Maranhao que se expuso a insultos, amenazas de violación, deseos de muerte, etc. Que la llevaron a denunciar a la policía, tras competir en 200 mariposa.

Por supuesto, no hay que dejar de comentar que en muchísimas ocasiones el público se ha ensañado con los atletas sospechosos (o con pasado de dopaje). Incluso en estos casos: es de mala educación agredir y presionar bajo gritos y abucheos (puesto que sólo la ley, es quien debe juzgar y perjudicar a estos deportistas y decidir si son o no inocentes).

Tampoco hay que dejar de comentar que Brasil y los basileños estuvieron/están en contra de la celebración de estos juegos. Especialmente teniendo en cuenta la grave crisis social, económica y política que este país lleva años viviendo. Contentos, no están.

Sea como sea, no están siendo ni de lejos unos juegos olímpicos limpios, deportivos y que pasen a la historia por su calidad. Esto no se puede justificar como "pasión latina", como una forma de implicarse en el evento, o como les de la gana. El público de estos Juegos Olímpicos está siendo una auténtica verguenza, una lacra y un quebradero de cabeza para todos.

Ya existe un deporte en el que se grita a sus jugadores, en el que la pasión de sus seguidores sobrepasa el fanatismo y donde todo gira en torno a la chabacanería insustancial. Entiendo que ese deporte de masas, ese deporte de "pelota", sea el más aclamado de Sudamérica...pero la extrapolación que están haciendo al resto de modalidades...no debería estar consentida.

Es por ello que quiero terminar alabando a los deportistas españoles, que están aguantando la presión como auténticos campeones, que no están teniendo malos gestos y que no están quejándose de la falta de decencia del público (aunque las malas caras, son patentes). Mucho ánimo a todos, dentro de 4 años tendremos un público mejor.

Si lees esta entrada y te animas, me gustaría que dejases un comentario con tu opinión. ¿Qué te están pareciendo los Juegos Olímpicos? ¿Estás de acuerdo con la afirmación de que el público está siendo maleducado? ¿Cuál es tu percepción sobre el tema? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario