miércoles, 21 de septiembre de 2016

Vamos a Jugar al Running. Gamificación atlética.

La forma que tenemos de afrontar la actividad física, es muy variopinta entre cada uno de nosotros. El afán competitivo, las ganas de estar más sano, la necesidad de perder peso o simplemente disfrutar del momento. Son algunas de las razones que mueven.

Pero...¿qué os parece si "gamificamos" nuestro deporte favorito? Uish, que palabra más curiosa hemos utilizado, gamificar. Según la wikipedia: la gamificación o ludificación es el uso de técnicas, elementos y dinámicas propias de los juegos y el ocio, en actividades no recreativas con el fin de potenciar la motivación, así como de reforzar la conducta para solucionar un problema u obtener un objetivo. El juego, como fuente de motivación.

Seamos francos, el deporte es divertido, pero cuando se convierte en una actividad rutinaria o lo implementamos de forma estructurada en los entrenamientos...a largo plazo puede terminar siendo un auténtico coñazo suplicio. Lo cual nos desmotiva.

Es por ello que debemos emplear nuestras propias estrategias de juego para hacer el running mucho más divertido. No hace falta realizar grandes cambios, simplemente añadir pequeños detalles a nuestras rutinas de entrenamiento, cambios en el material que usamos, etc.

Imagen vía: triatlonsindrafting.com

¿CÓMO GAMIFICAMOS EL RUNNING?

Empezamos partiendo de la idea de que corremos porque nos gusta o porque nos reporta algún beneficio. Si desde el principio te supone una labor titánica: cambia de deporte y no sufras...ya encontrarás tu huequito deportivo en otra modalidad. No todos corremos.

1. Técnica de Carrera: esa gran desconocida e ignorada. Dar saltitos, ponerte a la pata coja, correr en lateral moviendo los brazos, etc. Toda una sarta de movimientos que ayudan al buen corredor a mejorar la forma en la que corren. No todos la practican y no todos saben hacerla.

Sin embargo, es sumamente divertida. Te obliga a salir de tu zona de confort biomecánica. Te hace realizar movimientos y gestos que no sueles hacer habitualmente. Te hace divertirte. Al menos a mi me resulta divertido ir dando saltitos por una pista de atletismo mientras la gente se me queda mirando. ¿Cuál es el problema? ¡Tienes excusa, es técnica de carrera!

Imagen vía: foroatletismo

2. Musiquita rica: olvídate de oir tu respiración, tus pasos y tu ritmo cardíaco. Esas cosas tan geniales que hacemos los corredores que disfrutamos sin música, deben variar de vez en cuando. Hazte una lista de reproducción que te vuelva loco, póntela y empieza a correr.

Aquí el objetivo no es desconectar. Tienes que sentir la música, disfrutar con ella, que sea divertida y amena que te haga sentir la necesidad de bailar. El objetivo es que suplas esas ganas de bailar, de pasarlo bien a través del running. Que el movimiento de correr se sincronice con el ritmo musical, que vayas tarareando la letra, que modifiques tu patrón respiratorio para canta.

Os lo voy a poner requete fácil. Hace tiempo publicamos una lista de reproducción llamada "Mueve tu Cucu Runner". Os invito a echarle un ojo, a escucharla y a comprobar cómo la musica os hace mover el esqueleto mientras corréis. Turn ON the radio!


3. Juegos basados en la movilidad: este verano, ha sido el verano de Pokemon Go. Millones de personas por todo el mundo se han descargado este jueguecito, han salido a la calle y han empezado a moverse como posesos bajo el afán de capturar pokemon.

Muchos han criticado esta aplicación o han hecho notar sus "peligros". Pero vamos a ser objetivos: este tipo de juegos son estupendos para divertirnos mientras que hacemos deporte. Cada zancada que das, cada kilómetro que recorres...¡estás jugando!

Ya sea para capturar bichitos, para conquistar gimnasios que están a varios kilómetros de distancia de tu casa, o para abrir huevos pokemon (los cuales se abren haciendo kilómetros). Aquí lo importante es que te estás moviendo y a la vez, estás jugando.

Cada vez que salgo a correr llevo encendido el Strava para contabilizar mi progreso y el Pokemon para jugar. Y os lo digo claramente: jugar mientras corro me ha ayudado muchísimo a estar motivado y a tener ganas de entrenar...incluso en los peores días. Os recomiendo probarlo.



4. Haz el cafre por la ciudad: que sentido tiene que salgas todos los días a correr por los mismos sitios, en línea recta, haciendo circuitos circulares como si fueras un ratón en una rueda....¿qué sentido tiene? Al final terminas volvíendote loco o en modo "piloto automático".

Te ofrezco una alternativa: juega con tu ciudad/pueblo. Prueba nuevas rutas, sube escaleras, callejea y descubre alternativas. Salta los bancos del parque, haz zigzag entre los árboles, busca las cuestas más jodidas y súbelas con una gran sonrisa. ¡Haz el gamba!

Se trata de que no seas un "runner automata". Se trata de que disfrutes corriendo, de que lo pases bien con lo que te rodea, de que hagas cosas totalmente distintas a lo habitual. Siempre que no ensucies, destruyas o estropees nada: ¡la ciudad es tuya, úsala!


5. Cuantos más jueguen, mejor: competir contra otra persona en tus entrenamientos, de forma sana y divertida, también es una forma de gamificar el running. Si sales a correr con otras personas, descrubriréis que podéis hacer mil y una chorradas juntos.

Desde jugar al pilla-pilla (los más juguetones), hasta simplemente ir parloteando de cosas banales, ir dando pequeñas subidas de ritmo, proponeros ir más rápido hasta un lugar o simplemente jugar a ver "quien llega antes" al otro lado del parque.

Otra alternativa es llevar a tu perrito contigo y disfrutar viéndole sacar la lengua, mover las patitas, perseguirle y que después él te persiga a ti. Cosas así no sólo os ayudan a ambos a estar más sanos sino que además, refuerzan los lazos mascota-dueño. 

Hasta aquí mis consejos. Por supuesto, se pueden hacer muchísimas más cosas para gamificar el running, pero lo dejo a tu disposición y originalidad. Decide tú mismo de que forma quieres jugar mientras sales a correr. Recuerda: si no es divertido, no es deporte.


Espero que la entrada os sea de utilidad, que la compartas con otros corredores y que nos dejes un comentario con tu forma favorita de jugar mientras corres. Nos vemos en la próxima entrada y hasta entonces: ¡a jugar, corredores!

No hay comentarios:

Publicar un comentario