sábado, 10 de diciembre de 2016

De Nápoles a la Maratón de Sevilla 2017

El título lo dice todo. No puedo irme de Nápoles sin haber entrenado por sus calles, por sus parques, por su Bosque...para una maratón. Tras varias semanas pensando en cuál sería el destino elegido, finalmente la elegí a ella; la maratón de mi ciudad: Sevilla.

Han sido unas semanas un poco jodidas. Casi todo el tiempo, tenía claro que la elegida sería Roma. Sin embargo el atractivo que me suponía correr en la ciudad eterna, no es comparable al de correr por Sevilla. De hecho, valorando pros y contras...estoy muy feliz con mi decisión.

Además, para correr en Roma había que desembolsar (a estas alturas) los 70 euros de la inscripción, los 15 euros de la RunCard, el transporte (por que pese a vivir en Nápoles...hay que llegar a Roma de alguna forma) y el alojamiento. Por lo que el precio se ponia en unos 200 euros.

Sin embargo, la maratón de Sevilla me ha costado 24 de inscripción, 5 euros de licencia federativa (que coñazo), 65 el vuelo ida-vuelta desde Roma a Sevilla y 20 euros los buses para llegar a Roma desde Nápoles. Prácticamente, la mitad de lo que me habría costado Roma. Y todo ello sin sumarle el incalculable valor de poder estar con mi familia, durante toda una semana.

Tras más de un año de dique seco en carreras populares y por supuesto, en maratón, va siendo hora de retomar la pasión que tanto me deleita. Es el momento de dejar atrás los viejos miedos, de reponerse de los errores pasados y de volver a disfrutar como un niño corriendo 42K.

Tengo que hablaros de la emoción y el frenesí que me invadió en el momento de hacer la inscripción. Un nerviosismo impresionante. Temblando, estaba temblando. En el momento en el que rellené los datos de inscripción y realicé el pago...puff, que subidón. La sensación de tener un enorme reto por delante y luchar para poder afrontarlo, es incomparable.

Imagen de fondo vía: www.zurichmaratonsevilla.es

También es momento de retomar mis buenas relaciones con la Maratón Sevillana. Pese a toda la caña que le meto a los organizadores, la amo con toda mi alma. Sé que es una de las mejores maratones de Europa y sé que se merece (tal y como ha conseguido), recibir la medalla de plata de la IAAF. Eso sí, no la llamaré jamás bajo el nombre de "Zurich"...es la Maratón de Sevilla.

En fin. No sé. Estoy muy emocionado por esta gran aventura. Quizás para muchos parezca una tontería o simplemente lo vean como "más de lo mismo". Sin embargo, cuando llevas "tanto tiempo" sin hacer algo así...todo te parece totalmente nuevo y maravilloso.

Para colmo, la señorita MedRunning me ha preinscrito en los 101 de Ronda. En este caso, le he dejado claro que los correré (sí, los correré), con la condición de que ambos consigamos dorsales. O va el duo MedRunning al completo, o no va. Al menos el hombre, no va solo.

Para terminar, me gustaría preguntaros qué os parece mi decisión y si cabe la posibilidad de retomar el contacto con vosotros a través de la Maratón. Del 16 de Diciembre al 11 de Enero estaré de vuelta por Sevilla, si a alguien le apetece hacer una tirada larga o un entrenamiento normal juntos, estaré encantado de poder disfrutarlo en buena compañía.

¿Mi objetivo? El mismo que para la mayoría de mis maratones (esta sería la octava): disfrutar, disfrutar y disfrutar. Pero si sale un buen tiempo y soy capaz de bajar de las 3 horas y 41 minutos....no diré que no. Simplemente apretaré los dientes y disfrutaré: corriendo la Maratón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario