lunes, 14 de mayo de 2018

Decidí parar. Retirarse en los 101 de Ronda 2018

Por primera vez en 8 años que llevo corriendo, no he sido capaz de terminar una carrera. No es algo fácil de aceptar ni mucho menos de contar, pero teniendo en cuenta que siento que tomé la decisión acertada y de que mi experiencia puede ayudar a otros, he decidido compartirla.

Este año, pese a mi escasa motivación generalizada y extrapolada por descontado al mundo del running, tuve la inmensa suerte de pillar dorsal para los 101 de Ronda. No las "tenía todas conmigo", pero teniendo en cuenta el milagro que supone conseguir dorsal, decidí correrla.

Semanas más tarde, mis entrenamientos se limitaban a correr un par de veces por semana, no más de 10 kilómetros por tirada y con desniveles acumulados entre los 200 y los 400 metros. El 1 de Mayo, a unos días del evento realicé el mayor entrenamiento de todos, 27 kms con un acumulado de 800. Ni de lejos, lo que hay que entrenar para afrontar este tipo de pruebas.

La estrategia de carrera era totalmente nula. Durante los meses previos mi objetivo se centró en perder peso para ser capaz de andar durante las 24 horas, terminar los 101 andando y sufrir lo menos posible. Ni perdí peso, ni andé todo el tiempo y sufrí "lo justo" para decidir parar.

El viernes 10 fui a recoger el dorsal a Ronda. En esta ocasión no pude llegar a primera hora de la mañana si no que trabajé de 8 a 14:30, salí de Aracena a las 15, llegué a Mairena del Alcor a las 16:15, salí para Ronda a las 17:15, pasamos por setenil sobre las 19 y cuando por fin llegué para recoger el dorsal en El Fuerte, eran casi las 20 de la tarde. Estaba escoñado.

Esa noche terminé echándome a dormir sobre las 12, después de patearme la feria del corredor varias veces, disfrutar de la cena de la pasta y preparar la equipación / mochila para el día siguiente. A las 7:30 ya estaba en planta dispuesto a recoger. Llegamos a Ronda a las 9:30.


Respecto a los 101 en sí mismos, discurrieron con relativa normalidad. A las 11 dió el pistoletazo de salida y pese a la escasa emoción que me provocaba el ambiente, salí corriendo del campo de fútbol y disfruté de las calles de Ronda hasta el final del pueblo donde comencé a andar.

La temperatura fue perfecta en todo momento, ni frío ni calor. Es cierto que por la noche bajaron las temperaturas, pero no llegué a sentirlo en todo su esplendor. Mi hidratación durante toda la carrera ha sido lo único intachable: medio litro de agua/isotónico entre cada avituallamiento, pudiendo orinar totalmente "claro" cada 3-4 kilómetros. Mis riñones fueron privilegiados.

En cuanto a los errores que cometí. No estaba acostumbrado a llevar un ritmo constante de 9:30-10 min/km, mentalmente ello me quemaba, por lo que decidí corrir en algunos tramos llanos que fueran prolongados. Si decides hacer la carrera andando, debes hacerla andando, punto.


Por otro lado, fui tan gilipollas que llevé la mochila de hidratación llena con más de 1 litro de agua durante todo el kilometraje. Entre la supuesta obligación que deben tener los marchadores de llevar este tipo de mochilas y que no quería quedarme sin agua, fue con 1 kilo extra.

Me eché protección solar en dos ocasiones, pero debí haberla usado mucho más porque aunque no me quemé la piel como en la primera edición, sí que me la tosté un poco, con la consecuente sensación de frio durante la noche por la insolación sufrida previamente. Usad protección.

Por otro lado, el tema de las bajadas. No sé bajar adecuadamente los desniveles negativos, me destrozan el cuerpo. Mis piernas iban a toda velocidad en las cuestas, pero sufría un intenso dolor en las bajadas que me llevaron a necesitar un masaje en Setenil, con mucho dolor.

Otro error que cometí. En el kilómetro 30 y poco me encontré con Manuel, un corredor que conocía de ediciones anteriores. Teniendo en cuenta que ibamos más o menos al mismo ritmo y con un objetivo parecido, fuimos juntos. A su lado todo fue mucho más fácil, los kilómetros pasaban mucho más rápidos y estaba más tranquilo. Sin embargo, le salieron ampollas y se retiró en el kilómetro 57 después de haber perdido más de 1 hora en Setenil y de por fin sentirme acompañado. El batacazo de volver a verme de nuevo solo, fue brutal y me desmotivó muchísimo.

Durante la noche, comenzó a hacer frío. En vez de pararme y colocarme la sudadera, seguí andando por miedo a no ser capaz de continuar/perder más tiempo. No estaba perdiendo un excesivo calor, pero cuando llegué al cuartel tenía las extremidades totalmente heladas.

Por último, y lo más importante. Pese a que no tuve ampollas, pese a que mis músculos estaban cansados y agarrotados pero en relativo buen estado, pese a que de nutrición e hidratación iba genial...en el kilómetro 70 (Acuartelamiento de la Legión) decidí que no quería seguir. Sí, así de extraño suena. Mi mente, que estuvo martilleándome durante 70 kilómetros decidió que "hasta aquí habíamos llegado". Me encontré con mis padres y mi novia, les abracé, les miré y se lo dejé rotundamente claro: NO SIGO, NO ME APETECE CONTINUAR.


El silencio durante tantas horas, el tener en blanco la cabeza tanto tiempo, los pequeños ataques de ansiedad donde me costaba respirar a lo largo del recorrido, los constantes mensajes de desánimo, culpabilidad, fracaso y desmotivación que me acompañaron en la previa y durante la carrera, hicieron que me detuviera sin pensarlo dos veces y que abandonase la carrera.

Estoy casi seguro de que, si mis emociones, mis pensamientos y mi alma hubieran estado en una situación más favorable, hubiera podido lograr completar los 101 en unas 20 o 21 horas (llegué al cuartel a la 1 de la mañana), pero mentalmente estaba destrozado.

A nivel personal, no me siento ni fracasado, ni un perdedor ni que haya tomado una mala decisión. Me siento mal por las personas que creyeron en mi, por el apoyo incondicional de mi pareja acompañádome en el recorrido, por los kilómetros que se hicieron mis padres por venir a verme y por haber "desperdiciado" la oportunidad de terminar otros 101. Pero asi es la vida.

Tengo 27 años, ya soy cientounero y sé de primera mano lo que es sufrir este tipo de carreras. Me queda mucha vida por delante para volver a correr este tipo de carreras. Hasta el kilómetro 50 (Setenil) he de confesar que no lo pasé mal del todo, fue toda una experiencia. Sin embargo, después de ese punto para mi fue todo un calvario, y los últimos 10 hasta el cuartel bajando, bajando y bajando, fueron una tortura física y mental brutal que no estaba dispuesto a soportar.

Para todo aquel que lea esto, no sé si opinará que mi decisión fue o no acertada. Como ya he dicho, no me arrepiento de ello. No me arrepiento de decidir pararme porque mi cabeza no responde. No me arrepiento de mirar el reloj, ver que estoy haciendo 12:30 min/km y al echar cuentas, confirmar que aún me queda lo peor durante 9 o 10 horas. 

No me arrepiento de haber sido capaz de preveer posibles calambres musculares, ampollas en los pies que me dejaran inválido varios días, o de apreciar que mi cuerpo dependía en gran medida de lo que yo mismo sintiera y le transmitiese. Lo siento, pero no me arrepiento.

Considero que no es una decisión más o menos valiente, que no soy un campeón por ello, que no he hecho nada ni bueno ni malo. Simplemente he hecho lo que me ha parecido mejor para mi salud física y MENTAL. Tomé una decisión jodida, pero fue mi decisión "correcta".


Y hasta aquí mi crónica de los 101 de Ronda 2018. Nada de anécdotas, nada de buenas noticias ni de momentos increíbles. Como ya os he contado. Fui durante mucho tiempo en silencio, con la mente en blanco y mirando al infinito. Así, ninguna persona aguanta tantísimos kilómetros.

Es por ello que quería informaros sobre la importancia que tiene, en este tipo de eventos, la estabilidad mental. Cuantísimo importa llevar una buena estrategia de carrera y lo esencial que es sufrirla, pero disfrutarla (a ser posible incluso, en compañía de otros marchadores).

Esta entrada la escribo un lunes, un día después de haberme rendido en el Acuartelamiento de la Legión, kilómetro 70 a la 1 de la mañana. Físicamente estoy magullado, pero soy capaz de moverme perfectamente (diría que incluso de trotar), pero interiormente la cosa no va tan bien.

Toca recuperarse del cansancio mental, de la desmotivación, de la desilusión y sobre todo...del silencio y la frialdad emocional. Toca volver a plantearse nuevos objetivos y sobre todo, disfrutar en el día a día de correr/andar para sentirte sano y feliz. Es todo, querido lector.

Espero una vez más, que estas palabras te sean de utilidad sobre todo si alguna vez te planteas correr los 101, si ya los has corrido o si te ha pasado algo similar. Mi más sincera enhorabuena a los nuevos cientouneros del 2018 y mi más sentido agradecimiento a la organización.

miércoles, 11 de abril de 2018

Material Obligatorio para los 101 de Ronda 2018

Me voy a dejar de mamoneos y pamplinas que en un mes, son los 101 de Ronda y todavía no he preparado nada. ¿Cómo dices? Pues sí, así os lo cuento. Quedan 30 días y no tengo ni pajolera idea de cuáles son las novedades para esta XXI edición, y trae unas cuantas.

Es por ello que la mejor forma de animarme a enterarme, es leyendo y compartiéndolo con vosotros. Al tratarse de una prueba tan dura y exigente, los jueces de ultrafondo exigen unos materiales obligatorios para que el corredor no sufra ningún peligro. Os comento cuáles son:


1. Chaqueta cortavientos con capucha y de manga larga:

¿Os pensáis que porque estemos en Mayo, en Andalucía, no hace frío? Pues os equivocáis. A primera hora de la mañana (se sale a las 11), hace rasca porque debemos tener en cuenta que corremos por la sierra. Por la noche, el cortavientos se hace esencial para sobrevivir a la caída de las temperaturas. En mi caso, meteré esta prenda en la mochila de Setenil para la noche. 

2. Manta térmica o de supervivencia:

Cuesta muy poco, no pesa nada y puede ayudarnos a aguantar el tirón si sufrimos un percance. Totalmente obligatorio. Y por cierto, un truquito que no todos saben, quedaos con esta frase: "lo que ves, es lo que da" para que sepáis cómo colocar la dichosa mantita. Si lo que ves es el dorado, estás intentando reducir la temperatura de la persona. Si lo que ves es el color oro, estás intentando darle calor. Por favor, si se da el caso: usemos bien la manta térmica.  

3. Contenedor para reserva de agua de mínimo un litro:

Sirve la mochila de hidratación. Jamás y cuando digo jamás es jamás, te puedes quedar sin líquido en los 101. En el momento en el que necesites beber y no puedas porque te falta agua, estás jodido. No escatiméis en dinero a la hora de compraros una buena mochila de hidratación.

4. Frontal o linterna con pilas de repuesto:

El frontal para la noche es esencial. Si no lo llevas no te van a dejar continuar, así de claro y con toda la razón del mundo. Una vez más, gástate el dinero en un frontal con un buen chorro de luz en lúmenes porque de noche, se ve poco y el cansancio de puede jugar una mala pasada. De la misma forma, compra las pilas y llévalas encima porque a las 4-5 horas, se empiezan a gastar y no es agradable ver como tu fuente de luz (y de esperanza), se va apagando.

5. Gorra, visera o bandana:

Para la primera parte del camino (mientras que haga sol), recomiendo encarecidamente una gorra de color claro y buena transpirabilidad. Si además es modelo "touareg del desierto" y tiene tela que te cubra el pecho y los laterales de la cara, mejor que mejor, más fresquito estarás.

Para la noche, te recomiendo un buff calentito para el cuello y algo para cubrir la cabeza (en su momento yo utilicé un gorrito de algodón de reebok). Una vez más, intenta que transpiren porque en los llanos y bajadas hará frío, pero en los desniveles positivos romperás a sudar. 

6. Pantalones o mallas, mínimo por debajo de las rodillas:

Basicos a partir de la puesta de sol. Mi consejo es que los eches para la mochila de Setenil y que una vez allí, te los plantes y te pongas encima unas calzonas o una indumentaria más cómoda para cuando salga el sol. Si hace frío, llevarás dos prendas. Si hace calor, te la quitas. 

7. Teléfono móvil con batería cargada y teléfonos de la organización:

¡Pues estamos jodidos! porque con los smartphones la batería no dura 24 horas ni de lejos. O bien cargas tu móvil a tope y desconectas los datos, bluetooth, wifi y todo lo que gaste batería (o lo apagas directamente) usándolo sólo cuando sea necesario, o bien llevas PESO EXTRA y cargas con una batería portátil (powerbanks) que suelen pesar bastante. Tú decides.

Mi consejo es que lleves el móvil cargado a tope y que si te van a visitar en los puntos de avituallamiento, que te faciliten un power bank entre un punto y otro. De esta forma sólo tendrás que cargas con el dichoso power bank un par de kilómetros del total.

La otra opción es utilizar tu móvil para lo justo y necesario (que es lo más sensato, puesto que has ido a correr, no a hacer fotos, subir cosas a redes sociales, hablar por teléfono, mandar whatsapps, etc). En mis primeros y únicos 101 la batería del móvil me duró todo el recorrido. Eso sí, lo llevé apagado la mitad del tiempo y la otra mitad con los datos desconectados.

8. Silbato...

Bueno, no es excesivamente caro y siempre lo puedes llevar colgado del cuello o en algún bolsillo de la mochila. Puede serte útil para avisar en caso de que le pase algo a un marchador, o si te sientes mal y no tienes fuerzas para gritar. Por llevar cosas de seguridad, que no quede.

9. Luz roja de posición trasera:

En mi año las repartían en Setenil. No sé si seguirá siendo así (si algún cientounero del año pasado lee esto, que me lo aclare). Es muy útil sobre todo para seguir a otros marchadores durante la noche ya que la luz roja nos irá marcando el camino de marchadores.

Por último, querría añadir un décimo artículo que debería ser obligatorio:

¡Zapatillas de Trail! Por Dios santo, la mayor parte del recorrido discurre por montaña, bosque y sendero. Habrá momentos en los que el desnivel y el estado del suelo serán muy técnicos, resbaladizos, con piedras... unas zapatillas de running normal son una mierda.

En la noche y con el cansancio, el tema es aún peor. El cuerpo te falla y las fuerzas están mintadas, no tienes cojones ni ovarios de estar prestando atención para no meterte un galleto porque la suela de tus zapas no tienen tracción alguna. Así que, comprad unas buenas traileras.   

Hasta aquí esta pequeña entrada. En los próximos días haré check de los materiales que tengo para esta edición. Y a vosotros que os parecen, ¿los veis necesarios? ¿añadiríais o quitaríais alguno? ¿Donde pensáis comprarlos? Deja tu comentario. Un saludo.

miércoles, 14 de febrero de 2018

3 Errores Imperdonables del Ultrafondo (Pre-Carrera)

Cuando deseas enfrentarte a una carrera de muy larga distancia debes tener en cuenta que, a mayor cantidad de kilómetros, más oportunidades de que algo salga mal. Para reducir las probabilidades de fracasar o de pasar un mal rato, te traemos errores que no puedes cometer.

Ten en cuenta que estas recomendaciones no te ayudarán a terminar al 100%, pero te ayudarán a plantear tu estrategia y a concienciarte de lo necesario para afrontar una prueba de esta magnitud. Presta atención y plantéanos todas las dudas que necesites. Allá vamos:


ERROR NÚMERO 1. NO ENTRENAR ADECUADAMENTE

 ¿Parece obvio, cierto? Pero este error entraña mucha más "miga" de la que crees. Entrenar bien no sólo supone adaptarte y preparar tu cuerpo para una cantidad concreta de kilómetros, también incluye no pasarte de rosca y hacer más de los que deberías.

Todo depende de tus objetivos, de tus límites y del tiempo que tengas disponible. Está claro que si tu objetivo es terminar (por ejemplo un 101 de Ronda) no eres demasiado atletico y tienes poco tiempo para entrenar por semana... tu entrenamiento será distinto al de una persona que busque bajar de 15 horas, corredor habitual y que puede entrenar varios días/semana.

Debes adaptarte a tu situación. Afrontamos este tipo de retos para disfrutarlos, para conseguir metas personales, no para sufrir ni para sacrificar nuestro tiempo o salud. Revisa los distintos tipos de entrenamientos que existen para afrontar una prueba, consulta a un profesional y encuentre aquel que más se adapte a tus circunstancias. Por supuesto, no pares de entrenar.


ERROR NÚMERO 2. NO COMER NI BEBER BIEN

Otro consejo simple, pero que muchos corredores no son capaces de cumplir. Los excesos y la mala alimentación conllevan un estado de salud mucho más precario que el de aquellos que comen bien y con moderación. Recuerda que el sobrepeso, va en tu contra zancada a zancada.

No es tan difícil comer de forma sana y equilibrada, pero si tienes dudas, consulta a un experto en Nutrición y Dietética o háblalo con tu médico de cabecera, ellos sabrán orientarte. Tu cuerpo necesitará una buena alimentación tanto para superar los entrenamientos, como para adaptarse al reto que le estás exigiendo (y el que está por llegar). Comer bien, marca la diferencia.

La hidratación es otro punto fuerte. No sólo debes acostumbrarte a beber los típicos "dos litros de agua" al dia, si no que debes beber más, mucho más. Cuando hacemos ejercicio gastamos gran cantidad de agua y debemos reponer las pérdidas. La deshidratación no sólo daña nuestro cuerpo, también hace más ineficientes los entrenamientos y puede reventar una carrera.

Olvídate de las bebidas super procesadas e hiperazucaradas como los refrescos y los zumos de supermercado. Olvídate del alcohol, que tanto daño le hace a tu organismo en cualquiera de sus variantes. El agua será tu mejor aliada para sobrevivir a tus exigencias.


ERROR NÚMERO 3. NO EQUIPARTE ADECUADAMENTE

En nuestra última entrada ya hablamos sobre la equipación básica que todo corredor de trail debería tener. Esto es aplicable a cualquier otra modalidad de ultra. Necesitas una equipación, y tiene que ser buena. Déjate de racanear en el precio o de comprar material de dudosa calidad.

El que algo quiere, algo le cuesta y desde luego si vas a afrontar una ultrafondo necesitarás lo mejor para cuidar de tu cuerpo durante los entrenamientos y durante la carrera. Unas buenas zapatillas, unos calcetines transpirables y que no te hagan ampollas, una camiseta cómoda y de calidad, etc. Hazte con tu "uniforme de ultrarunner" y sal a correr.

Una vez más, si tienes dudas sobre los elementos necesarios o si necesitas consejo sobre que material comprar te recomiendo que dejes asesorarte por los especialistas del sector. En tiendas como Running Way o como Emotion Running (dos de las tiendas de referencia de running en Sevilla), tendrás a personal cualificado que te podrá aconsejar sobre este tipo de material.

También puedes encontrar muchísima variedad (y a mejor precio) en Internet, pero necesitarás conocer el mundillo y saber discriminar entre lo que vale la pena comprar y lo que no. De todas formas, cualquier duda que tengas sobre material, déjanosla en comentarios y la responderemos lo antes posible para echarte un cable con tu futura equipación deportiva.

Y hasta aquí los 3 errores que no debes cometer para afrontar una ultra. Espero que te haya gustado, que te haya sido útil y que si tienes alguna duda: ¡no lo dudes y escríbenos! Seguid entrenando con fuerza e ilusión y, hasta la próxima entrada.

miércoles, 17 de enero de 2018

Los 5 Elementos clave para el corredor de TRAIL

En los últimos años, la tendencia del corredor se ha ido orientando paulatinamente hacia la modalidad del trail running, el cross y las carreras de montaña. Hemos cambiado el asfalto por los senderos, el aire urbano por la brisa de los bosques y la equipación básica del corredor habitual, por una mucho más específica que aguante los embistes de la naturaleza.

De poco sirven las típicas zapatillas de running, los calcetines low cost, los cortavientos finitos de las grandes superficies o las gorras que se calan de sudor al mínimo esfuerzo. Si quieres pasar del asfalto a la montaña necesitas, al menos, lo que te explico a continuación:

Imagen de solorunners.com

1. ZAPATILLAS DE TRAIL: 

La suela, la estructura, los materiales, casi todo es totalmente distinto a los de unas zapatillas habituales. Hay marcas que incluso no tienen modelos destinados al campo/montaña pero hay otras como Saucony, Joma y Asics que se atreven y sacan sus propios modelos adaptados.

Sin embargo las reinas son La Sportiva, Salomon, Columbia, Lowa, etc. Quédate con sus nombres puesto que son garantía de calidad. Este tipo de zapatillas están diseñadas para resistir el desgaste del terreno pedregoso, suele incorporar materiales que repelen el agua, flexibles para permitir la movilidad máxima, estables para soportar los giros y las posibles caídas y sobre todo, tienen una suela que se adapta a las inclemencias del terreno.

En cuanto a los precios, no suelen ser muy diferentes de las zapatillas de running de gama media-alta. Suelen oscilar entre los 60 y los 110 euros (aunque las hay más caras, o más baratas y de menor calidad), dependiendo de las prestaciones y de la estética. Este elemento es, sin duda, el más imprescindible de todos los de la equipación del trail runner.

Imagen de campz.es

2. CALCETINES TÉCNICOS: 

Tener unas buenas zapatillas y unos malos calcetines es un pecado absoluto. Nuestros pies necesitan una cobertura tanto en comodidad como en transpiración, siendo los calcetines los que nos proporcionan principalmente la una y la otra.

Vale mucho más la pena, tener un par de calcetines técnicos de buena calidad, que tener varios pares de los de tres euros del decathlon. Los calcetines baratos sirven para modalidades deportivas de menor calibre (no demasiados kilómetros por semana). Sin embargo, en la montaña y en el campo, tus pies van a estar varias horas, varios kilómetros sometidos a impactos repetidos, al frío, a la lluvia, a las rocas clavándose en la suela. Necesitas algo más.

En este campo las grandes marcas están bastante más concienciadas y puedes encontrar una amplia variedad. Suelen costar entre 10-20 euros el par, pero a la larga hazme caso, se amortiza tanto económica como deportivamente. Mi recomendación: Lurbel y Salomon.

3. MALLAS Y CAMISETAS 

Tanto si te gusta llevar las piernas al aire libre como si no: déjate de calzonas en el campo. Empieza a acostumbrarte a las mallas. Te hace falta cubrir de forma completa o casi completamente todas las piernas. No sólo por el frío o por el agua, también por los roces y por los posibles animalitos que te puedas encontrar en el campo. Unas mallas técnicas, suelen costar en torno a los 15-30 euros, pero suelen durar bastante tiempo.

En cuanto a la camiseta, que sea técnica, transpirable y de colores claros. Depende de ti la calidad y el desembolso económico que quieras realizar. En mi caso, suelo correr con las camisetas que proporcionan en las carreras populares, pero hay marcas como La Sportiva que tienen unas camisetas a buen precio y con diseños impactantes y originales. 

4. GORRA, GUANTES Y BUFF: 

Si vas a practicar un deporte al aire libre, debes proteger tu cabeza de las radiaciones solares y del frío. Para ello debes hacerte con una buena gorra (a ser posible que tenga prestaciones en transpirabilidad) y para evitar la pérdida de calor, de un buff. Sé que este último parece un complemento de “postureo”, pero lo cierto es que es efectivo, cómodo y suelen estar diseñados para llamar la atención. Queda a tu elección, pero la gorra: imprescindible.

En cuanto a los guantes, hay gente para todos los gustos. Te quitan cierta movilidad y cierta funcionalidad de las manos, pero a cambio te protegen del frío y pueden serte útiles si necesitas agarrarte a piedras o si el camino se vuelve empinado. Por poco dinero puedes hacerte con unos guantes básicos que te sirvan de segunda piel contra el entorno. 

 

5. MOCHILA Y PALOS DE TREKKING: 

Es de lo último que querría hablaros. Ambos complementos son circunstanciales. Si vas a pasar mucho tiempo en la montaña, vas a necesitar reponer las pérdidas de agua y de alimentos. Necesitas una buena mochila que resista la carrera y que sea cómoda. Una vez más, marcas como Salomon, Columbia, Asics, The North Face, son las mejores. Eso sí, es una inversión cara y a largo plazo. Una mochila buena suele sobrepasar los 50 euros, pero duran muchísimo.

En cuanto a los palos de trecking, si vas a empezar a competir en carreras de montaña o sueles hacer recorridos con grandes desniveles y con terrenos difíciles o técnicos: los recomiendo sí o sí. Terminan formando parte de tu propio cuerpo y te ayudan a evitar, entre otras cosas, las caídas. La elección de unos buenos palos, queda a disposición de tu cartera.

Una buena equipación para correr en el campo o en la montaña suele oscilar entre los 100 – 200 euros, pero es una inversión asumible si tienes en cuenta que no estás practicando un “deporte cualquiera”. Mi consejo es que busques en tiendas especializadas o en espacios webs como Campz.es centrados en estas actividades. Si quieres disfrutar de forma segura, tendrás que invertir algo más que tu tiempo. Una pequeña inversión, cientos de kilómetros.

domingo, 14 de enero de 2018

Me tiemblan las piernas. 101 Kms de Ronda 2018

Me tiemblan las piernas, al volver a pensarte
Me tiemblan las manos, al intentar conseguirte
Me tiembla el alma, del reto a enfrentarme
Me duele hasta el tuétano, de querer terminarte


No encuentro mejor forma de comenzar esta entrada, que con estos cuatro versos. Hace unas semanas realicé la preinscripción a los 101 de Ronda de 2018. Mis esperanzas eran limitadas. Después de dos años intentando conseguir dorsal (sin éxito), estaba tranquilo.

El día del sorteo para marcha individual: 14 de Enero de 2018. ¿Cuándo se me ocurre mirar la fecha del sorteo?: el 13 de Enero de 2018. Soy tan despistado y tenía tan pocas esperanzas este año, que casi se me olvida el día clave. Amo esta prueba, pero no me considero fanático.

El 13 por la noche, le pido a mi novia un favor. Mañana a las 9:30 ayúdame. Mete mi código desde tu ordenador. Vamos a atacar al sistema por dos bandas. Sé que hay gente que le pide a varios amigos meter su código, multiplicando con ello (supongo), las oportunidades de que la petición quede dentro de los cientos de miles de peticiones de todo el mundo.

A las 9:30 Emilio (que está saliente de guardia después de una noche de mierda), se planta delante del ordenador con 7 pestañas abiertas, con el código introducido dentro de cada una. A las 9:50 corto el whatsapp video con mi novia. Toca preparse para el momento. ¿Preparados?

Si os soy sincero, todos los años tengo muchas ganas de conseguir plaza. En 2017 estuve temblando delante de la pantalla los diez minutos antes. Este año estaba muy tranquilo. Si pillaba plaza pues genial, y si no...ya encontraría la forma de volver a correrla. No hay prisa.

Son las 9:59:50 presiono el "enter" y lanzo el primer ataque. La página no responde: demasiadas peticiones. El sistema saturado. 9:59:55, no responde. 10 AM ataco con las pestañas restantes. Nada de nada. El sistema se ha vuelto a saturar (como es lógico). Cierro el cuadro de diálogo y empiezo a pulsar como un loco el botón. 10:00:30. La página responde...


¡Inscripción con plaza! Por primera vez en mi vida, no entro en lista de espera (como me ocurrió en mi primer 101) si no que tengo plaza. ¡Tengo plaza joder! Voy a tener la oportunidad de resarcirme de la dolorosa (aunque increíble) experiencia que tuve en 2015. 

Y si, estoy temblando por dentro. Le tengo muchísimo respeto a este evento. Pese a ser uno de los más seguros y más organizados del panorama, son muchísimos kilómetros. Es un día entero caminando, subiendo, bajando, sufriendo física y mentalmente.

No basta con tener dorsal. No basta con un entrenamiento, una nutrición, un equipamiento. Nada te asegura al 100% que puedas acabar la prueba, nada. En estos meses tocará prepararla concienzudamente a nivel mental, muscular y revisar fallos anteriores.

A todos los que compartís este sentimiento de ilusión, de nerviosismo, de orgullo...daros la enhorabuena. Tenéis la oportunidad de correr una de las carreras más bonitas y emocionantes del mundo. Preparadla a conciencia, informaos bien, valorad la suerte que tenéis por haber logrado un dorsal. Hay muchos que se han quedado fuera, no lo olvidéis. Y a los que no han podido conseguir dorsal: tarde o temprano llega, a los 101 le queda mucha historia y ediciones por delante.

Si tenéis cualquier duda, cualquier comentario o necesitáis consejo sobre los 101 (aunque yo no sea ningún experto en este tipo de pruebas, sólo he corrido una edición): aquí me tenéis. Nos vemos en unos meses. ¿Dispuestos a dar lo mejor de vosotros mismos? Salud, y kms.